sábado, 28 de febrero de 2009

Solaris (1972)

Seis años después de dirigir la maravillosa y polémica cinta Andrei Rublev, Andrei Tarkovsky, quien probablemente sea el director soviético más famoso junto con Sergei Eisenstein, decidió realizar una nueva película. El resultado fue Solaris. Adaptación de la novela homónima del polaco Stanislaw Lem, acerca de un psicólogo que es enviado a una estación espacial ubicada en el planeta Solaris, para evaluar la salud mental de sus tres ocupantes y para decidir si la misión de investigación del planeta debe o no continuar.

La película es tan perfecta como compleja, con el clásico ritmo pausado de Tarkovsky, el espectador entra gradualmente en la complejidad de la mente humana, potenciada por el misterioso planeta que al parecer funciona como una especie de entidad pensante colosal, que materializa aspectos de la mente de los habitantes de la estación espacial.

Las situaciones que va generando la trama (y que no voy a contar para no arruinarla), son de una complejidad psicológica y emocional fantástica. Alcanzando niveles de tensión, que aunados al ritmo de la película pueden resultar muy estresantes para el espectador.

Muchas veces he escuchado comparaciones que mencionan a Solaris como la respuesta Rusa a 2001 Space Oddyssey de Kubrick. Sin embargo, desde mi punto de vista, Solaris es mucho más cercana al cine de Bergman que a la superproducción de Kubrick, ya que es un filme que no busca explorar como tema principal el viaje espacial, sino que lo usa como excusa para explorar la condición de la mente humana en un estado de extrema soledad. Y aunque Kubrick al final de Space Oddysey explora un poco el aspecto profundo de la psique de los personajes, Solaris sin duda lo lleva a un nivel mucho más elaborado y complejo.

De manera que si tienen ganas de ver una gran película de ciencia ficción vean a Kubrick, pero si quieren sumergirse tres horas en un vórtice de locura y obsesiones, con naves rusas minimalistas, efectos especiales prácticamente inexistentes, grandes actuaciones y una gran historia, sin duda querrán experimentar Solaris.

No hay comentarios.: