domingo, 15 de febrero de 2009

The Virgin Suicides (1999)

Narrada de forma pausada y con gran delicadeza, la primera película de la talentosa Sofía Coppola (Lost in Translation), cuenta la historia de las chicas Lisbon. Cinco hermanas que viven en los Estados Unidos de los setenta, bajo el yugo de una clásica familia estricta y conservadora norteamericana.

La cinta se cuenta a partir de la narración que hace uno de los chicos del barrio veinte años después, tratando de dilucidar el porqué del tormentoso desenlace de las chicas.

Conforme avanza el filme, se va retratando con gran maestría la vida en los barrios de clase media estadounidenses y sobre todo, las preocupaciones y conflictos presentes en las vidas de los adolescentes que en él viven.

A diferencia de las clásicas teen-movies, esta película logra una conexión emocional con el espectador, al crear situaciones completamente genuinas y creíbles, evitando caer en clichés y generando, gracias a la forma narrativa, un creciente interés en la historia.

El testimonio, contado mediante una voz en off que milagrosamente no resulta insoportable, poco a poco va definiendo la personalidad y las motivaciones de los diferentes participantes de la historia. Destacando por encima del resto los personajes de Kirsten Dunst, que interpreta a la frustrada hermana ninfómana Lux Lisbon y Josh Hartnett, que hace el papel del galán de la escuela. Ambos en los que probablemente sean sus mejores trabajos actorales.

Toda la película transcurre ambientada con la extraordinaria música compuesta por Air, que resalta los momentos más melancólicos de la historia y que aunada a la excelente fotografía, crea una experiencia sumamente disfrutable.

Al inicio de la cinta, cuando la más pequeña de las hermanas Lisbon trata de suicidarse, el psicólogo escolar le dice "What are you doing here, honey? You're not even old enough to know how bad life gets" y ella le responde "Obviously, Doctor, you've never been a 13-year-old girl".

No hay comentarios.: