jueves, 19 de marzo de 2009

Romeo + Juliet (1996)

Casi todo el mundo conoce, al menos a grosso modo, la trama de la famosa obra de teatro de William Shakespeare Romeo y Julieta. En 1968, Franco Zeffirelli hizo la película que es considerada por muchos como la adaptación suprema de esta obra. Así que, con estos antecedentes, hacer una película que fuera remotamente interesante con este tema, consistía un reto creativo de gran importancia.

El australiano Baz Luhrmann, antes de hacer el bodrio de Moulan Rouge, decidió revivir el mito Shakespeareano y con un elenco estelar logró hacer una película que para mi gusto es arriesgada y sobresaliente.

La idea es básicamente transportar la afamada tragedia de la Italia del siglo XVI, a una ciudad ficticia en el siglo veinte, pero conservando fielmente los clásicos coloquios de la obra original. El resultado es muy interesante, ya que aunque a veces los diálogos son difíciles de seguir (sobre todo si consiguen una copia sin subtítulos), la combinación que genera ver a los Capuleto luchando contra los Montesco entre lluvias de balas y recitando los versos originales de Shakespeare es hipnotizante.

El reparto se encuentra plagado de magníficos actores, entre los que destacan Harold Perrineau como un excelente Mercutio, Pete Postlethwaite como el padre Laurence y un virtuoso Leonardo Di Caprio, todavía en su época dorada, como Romeo. Sin embargo también hay actuaciones bastante mediocres como la de Claire Danes como Julieta o John Leguizamo como Tybalt.

La película se filmó en la Ciudad de México y Veracruz, de donde se toman todos los escenarios naturales y los símbolos místicos que abundan en la película, sumergiendo a los personajes en una neblina de crucifijos de neón, drag queens, mal gusto y santería, fotografiada con gran maestría y dinamismo, mientras en el fondo de las escenas se puede escuchar un gran soundtrack que incluye las maravillosas "Talk Show Host" y "Exit Music for a Film" de Radiohead, siendo esta última escrita especialmente para los créditos finales de la película, aunque por petición de Thom Yorke no aparece en el CD del soundtrack, ya que un año después estaría en el OK Computer.

En su momento recuerdo haber desechado la película, ya que pensaba que sería algo verdaderamente insufrible, sin embargo, ahora puedo asegurarles que vale la pena.