sábado, 4 de abril de 2009

Martyrs (2008)

Casi siempre que veo una película de terror, me quedo con ganas de ver una verdadera obra maestra de horror. Una película que además de erizarme los pelos me presente una trama compleja, que me haga pensar, que tenga buenas actuaciones y que innove un poco los tan trillados momentos fílmicos terroríficos de la cinematografía moderna. Para mi fortuna, Martyrs estuvo muy cerca de cumplir por primera vez en mucho tiempo, todas esas peticiones.

El conocido director de terror francés Pascal Laugier, desarrolla una película que deja un poco de lado el terror fácil del grito súbito que hace brincar al público, para explotar la posibilidad de mantener a la audiencia horrorizada durante todo el filme, llevándolos a un mundo tan asqueroso y lleno de gore, que provoca un sentimiento de repulsión y terror mucho más arraigado, constante e insoportable que en la mayoría de las películas de este género.

El único problema del filme, es la base filosófica que justifica lo que vemos en pantalla, que al menos desde mi punto de vista es ligeramente floja (nótese que dije ligeramente, tampoco es una basura como el desarrollo de Hostel por ejemplo). Sin embargo, esto no opaca el desarrollo previo de la historia, que es fantástico, y la manera en que poco a poco vamos adentrándonos en esta pesadilla de venganza, dependencia, sadismo, demencia sin control y mucha mucha sangre.

El manejo de las escenas y el ambiente que logra crear el señor Laugier es brutalmente realista. Incluso tiene varias imagenes tan impactantes, que les aseguro las verán en su cabeza una y otra vez después de haber experimentado la película.

Lo que puedo contarles, es que la historia comienza con una niña que escapa de un lugar en Francia, donde la tienen secuestrada. Entra a un orfanato, donde conoce a una chica que funge como su compinche y años después decide vengarse de los secuestradores. Tristemente eso es todo lo que les puedo contar, porque evidentemente este tipo de películas se basan en los giros de tuerca que van apareciendo poco a poco, sin embargo, les adelanto que aunque la trama no es muy complicada (no esperen una nueva Old Boy), está bastante bien llevada.

Así que si quieren experimentar un poco de buen horror moderno francés, aderezado con litros de sangre y sadomasoquismo, esta es la película que tienen que ver.

No hay comentarios.: