lunes, 7 de diciembre de 2009

The Bad Lieutenant: Port of Call - New Orleans (2009)

Siempre he considerado a Nicholas Cage como uno de los actores contemporáneos con mayor potencial histriónico. Es cierto que ha tomado muchas decisiones cuestionables dentro de su carrera, pero cuando se le coloca en un papel interesante normalmente lo hace de forma impecable.

Por otro lado tenemos a Werner Herzog, el consagrado director de obras maestras como Aguirre: The Wrath of God, Even Dwarfs Started Small o los fantásticos documentales Grizzly Man y Encounters at the End of the World. En definitiva, un incansable visionario y uno de los directores contemporáneos más importantes e influyentes.

Es por esta combinación que la "nueva versión" de The Bad Lieutenant (película filmada en 1992 por Abel Ferrara y con Harvey Keitel en el protagónico) se había convertido en una cinta de la que todos tenían grandes expectativas. En realidad Herzog declaró que esta no era una adaptación del filme de Ferrara y que de hecho no lo había visto nunca, sin embargo optó por ponerle el mismo nombre, situación que sólamente consiguió levantar polémica y generar las inevitables comparaciones entre las dos cintas (sin contar que los guiones de las dos películas tienen la participación de Victor Argo).

En este filme, Herzog pone a Cage en uno de los papeles que mejor desempeña, el de adicto/demente, personalidad que lo ha llevado a desarrollar interpretaciones tan maravillosas como en Leaving las Vegas o la subvalorada Bringing out the Dead, con la diferencia de que ahora interpreta a un corrupto policía adicto al sexo y a las drogas.

Sin embargo, a pesar de todo esto, The Bad Lieutenant no cumple las expectativas, convirtiéndose en una película demasiado simple, que relata superficialmente el proceso detrás del ascenso de un hombre amoral dentro de las fuerzas policiacas. Centrándose el guión en la resolución de un caso de asesinato múltiple demasiado sencillo y que ni siquiera da pie a explorar la psique de los que podían haber sido unos personajes memorables.

La interpretación de Cage es fantástica, sin embargo las carencias del guión no le dan mucho juego al que debería de haber sido uno de sus mejores personajes. Este es también el caso de Eva Mendes que actúa como la novia prostituta de Cage y que a pesar de tener un papel muy secundario lo hace bastante bien.

El aspecto visual no conlleva nada interesante salvo por la iguana-cam, una técnica en la que Herzog coloca microcámaras en el cuerpo de unas iguanas, obteniendo un resultado bastante interesante pero que no tiene repercusión en el conjunto total de la cinta.

Por desgracia, la oportunidad de reunir a Herzog y Cage en una película se ha desaprovechado, sin embargo esperemos que no sea la última vez que veamos juntos a este par de Titanes.

No hay comentarios.: