domingo, 21 de febrero de 2010

El Muletas al 100 (2010)

El cine es un arte cambiante. Los diferentes autores y productores apuestan por un nicho social que esté dispuesto a apreciar lo que se muestra en pantalla, porque lo queramos o no, el cine es una industria más de la que dependen muchas familias.

Por otro lado, México es un país de una complejidad histórica y social impresionante, en el que tienen cabida absolutamente todas las formas de expresión y que sin duda ha sido un foco importante del desarrollo artístico a nivel mundial.

Desde la revolución, que formó para mal y para bien al México moderno, el arte de este país ha sido en muchas ocasiones un arte con alto contenido social, en donde los creadores pictóricos como Orozco, Rivera, Siqueiros y los fílmicos como Ismael Rodríguez, Emilio Fernández, Ripstein, etc. constantemente abordaban temas que intimaban tanto con el snobismo crítico como con el pueblo grueso mexicano.

Los tiempos han cambiado, y con la conquista estadounidense del mercado fílmico, el pueblo mexicano perdió aquellas películas con las que podía identificarse, teniendo ahora que conformarse con simples robots que estallan y que nada tienen que ver con la realidad que viven día a día. Es cierto que algunos intentos se han hecho a lo largo de la última década para tratar de volver al cine social, pero han fracasado constantemente porque son realizados por directores que escriben acerca de cosas que desconocen y ven el problema en los noticieros nocturnos con sus teles de plasma y su limpio departamento en la Condesa.

Sin embargo, en el último año ha aparecido una importante innovación denominada "cine narco", impulsado principalmente por la exitosa compañía JC films, que se dedica a producir videos en los que se representan las historias de los nuevos héroes del pueblo mexicano de forma directa y sin ninguna pretención artística. El éxito de estos videos, que se venden como pan caliente (a 10 pesos = 0.57 Euros) desde la página oficial de JC films, ha llegado al grado de que ya se anuncia que este nuevo género está recaudando más dinero que toda la industria cinematográfica nacional junta.

El Muletas al 100
es la cinta más vendida de JC films (debo darle crédito a mi padre por convencerme de verla), en la que se presenta la historia de un famoso (y real) sicario narcotraficante llamado El Muletas, que se mete en problemas cuando asesina al hermano de uno de los empleados más importantes de su patrón, que para cobrar venganza decide secuestrar al hijo del jefe de la policía y dejar como principal sospechoso a El Muletas.

Durante casi dos horas, la película muestra la cruzada personal de El Muletas por limpiar su nombre y rescatar al hijo del corrupto policía, que evidentemente tiene trato personal con los narcotraficantes y está a punto de desatar una guerra contra el jefe de nuestro héroe por el incidente.

Filmada en un formato primitivo estilo cinéma vérité y con mediocres actuaciones, esta película es un claro reflejo de la sociedad mexicana moderna, en la que el bien y el mal se confunden de forma irreconciliable y donde el concepto de heroísmo está perversamente trastocado. Sin embargo, a pesar de esto, la simple y predecible historia resulta en extremo entretenida, con lo que probablemente el filme se convierta en un hito de la cinematografía mexicana underground, superando en todos los sentidos al mítico cine de los hermanos Almada.

El Muletas al 100 es una película que merece ser vista en un esfuerzo crítico para analizar el verdadero México en el que vivimos y que la inmensa mayoría de los lectores de este blog ( y yo) no conocen ni por casualidad. Es tiempo de despertar y darnos cuenta de dónde estamos encerrados y francamente la salida no es en absoluto evidente.

1 comentario:

jij dijo...

Y si quieren conocer al muletas de verdad chequen esto:

http://www.milenio.com/portal/tv_player.php?ec=w5Mzg3MTqGbk_LBEQ7ZFE8DezpLPkqlB&vt=Primera

El corresponsal en México.