domingo, 14 de febrero de 2010

Precious (2009)

La historia de una mujer afroamericana de 16 años, analfabeta, embarazada de su segundo hijo que es producto de las múltiples violaciones sufridas por su padre, cuya madre la odia profundamente por haberle "robado" a su pareja y con un monstruoso problema de sobrepeso, se ha convertido en la más reciente sensación del "cine independiente".

Dirigida por Lee Daniels, esta película basada en el bestseller de la poeta y perfomancera Sapphire, es una obra muy difícil de analizar, ya que tiene tantas cualidades como desventajas.

Si deciden ver este filme deben prepararse para experimentar dos horas de desgracia total. En Precious nada tiene término medio, lo que la convierte en una especie de sentimental-blaxploitation-film, en el que todo se magnifica para tratar de concienciar al espectador acerca de la realidad marginal vivida en los suburbios norteamericanos.

En donde The Color Purple acertó, Precious falla, ya que el drama de la comunidad afroamericana muchas veces queda caricaturizado precisamente por el exceso de desgracias que le ocurren a la pobre protagonista, que termina como un arquetipo de todas las cosas negativas que conlleva el ser un negro de Harlem, dejando atrás cualquier esperanza de redención.

En el aspecto visual la película también tiene muchas carencias, utilizando constantemente tomas bastante ordinarias y con un desarrollo estético que me pareció simplemente desagradable (aunque tal vez esa fuera la intención).

A pesar de todo esto, Precious logra mantener un buen nivel de tensión y hace sufrir bastante al espectador, que justo cuando cree que las cosas no pueden estar peor, se da cuenta de que siempre pueden estarlo. Así también el guión es una ardua crítica al sistema educativo norteamericano de los ochentas, que en las zonas con menos recursos creaba analfabetas funcionales, que podían llegar a la mayoría de edad aprobando los cursos sin siquiera saber leer.

Así también hay que reconocer que la cinta tiene actuaciones dignas de destacarse, con una joven Gabourey Sidibe que lo da todo en pantalla, al igual que Mo'Nique actuando como la funesta madre de Precious, que fundamenta las que sin duda son las escenas de mayor intensidad del filme.

Al final del día no sé si Precious es una buena película o simplemente una excesiva autoflagelación de la comunidad afroamericana para mostrarnos su innegable sufrimiento. Pero bueno, eso tendrán que decidirlo ustedes.

No hay comentarios.: