sábado, 3 de abril de 2010

Tokyo Gore Police (2008)

Los asiáticos tienen una sensibilidad especial en cuanto a belleza y depravación se refiere. Año con año, los maestros japoneses y coreanos del género gore, intentan empujar un poco más las fronteras de la violencia visual para tratar de impactar a audiencias que lo han visto prácticamente todo.

En esta ocasión le tocó el turno a Yoshihiru Nishimura, el encargado de los efectos visuales de la mítica The Machine Girl, que ahora realiza con Tokyo Gore Police sus primeros esfuerzos a cargo de la dirección de un filme.

La cinta relata las hazañas de una despiadada policía encargada de eliminar a los ingenieros, sobrenombre que reciben los criminales que se han modificado genéticamente, para que al ser heridos en cualquier momento la herida se transforme en un arma letal (ya sé ya sé, dejen el sentido de la lógica en casa si piensan ver esta película).

La historia transcurre en un futuro en que la policía de Tokyo se ha privatizado, desarrollando un régimen fascista que bombardea a la población con anuncios televisivos hiperviolentos, para convencerlos de los beneficios de la privatización. Esta es sin duda una de las mejores características de la película, ya que constantemente la historia es interrumpida por los hilarantes e hiperviolentos anuncios de la policía y de algunos productos de telemarketing geniales.

La heroína de la cinta, que representa la suprema fantasía erótica japonesa, se enfrenta a una gran cantidad de maleantes para lograr también desentrañar el misterio que se esconde detrás del asesinato de su padre, que era un activista opuesto enérgicamente a la privatización de las fuerzas policiales (si, con esto ya sabemos absolutamente todo el misterio).

Tokyo Gore Police simplemente funciona como un buen referente de lo más extremo que se está haciendo ahora en cuestiones de violencia y a pesar de que la historia es sencilla, ridícula y predecible, el resultado es por momentos bastante entretenido. Sin embargo no deja de ser una película altamente inaccesible para aquellos no iniciados en el gore extremo, de forma que si no disfrutan viendo emasculaciones, lluvias doradas, tripas, vaginas que se transforman en monstruos, mutilaciones, sadomasoquismo y galones de sangre, mejor ni se acerquen a este filme.

No hay comentarios.: