lunes, 14 de junio de 2010

Kick-Ass (2010)

En los últimos cinco años las adaptaciones fílmicas de novelas gráficas están probando ser verdaderas minas de oro, mientras que el vilipendiado género literario del cómic gana más y más terreno en círculos sociales cada vez menos geeks.

Kick-Ass es la apuesta más fuerte de este año, junto con Scott Pilgrim, dentro de este tipo de cintas-cómic, en las que con cada vez más frecuencia los héroes dejan de ser perfectos modelos de virtud, para pasar a ser verdaderos anti-héroes.

Antes de continuar con la crítica debo confesar que no he leido el cómic original de Mark Millar, así que probablemente "no aprecie la grandeza de la obra en su totalidad, porque cuando uno lee el cómic se da cuenta de que bla bla ... etc.". Una vez establecido esto, puedo decir que Kick-Ass es una de las películas más divertidas que he visto sobre superhéroes, que afortunadamente evita el error tan recurrente en este tipo de cintas (Watchmen), de querer dar algún tipo de lección o pretender manejar un discurso pseudofilosófico mal construido, para simplemente divertir de principio a fin.

El director Matthew Vaughn logra crear una película dedicada plenamente a complacer al espectador, en la que un chico retraído y fanático de los cómics decide combatir al crimen con sus propios medios, encontrándose con el muro de la realidad que le mostrará que no todo es tan fácil como parece.

El elenco del filme, salvo por el soso protagonista, es excelente, destacando a Mark Strong en el papel del malvado Frank D'Amico, Christopher Mintz-Plasse como Red-Mist, Nicholas Cage como Big Daddy y una sorprendente Chloe Moretz de tan sólo trece años que interpreta a Hit-Girl, una heroína malhablada y extremadamente violenta.

Con una fórmula ya muy estudiada pero aún efectiva, Kick-Ass cumple con su dósis de humor y acción, haciendo uso de excelentes coreografías de batalla acompañadas de un grandísimo soundtrack, que los obligará a sonreir a pesar de estar viendo como los héroes asesinan y desmembran a los malvados (o visceversa).

Al final de la cinta nos damos cuenta de que no hay nada nuevo, que las ideas se refritean una y otra vez y que el trasfondo de la película es casi inexistente, sin embargo el resultado es realmente divertido y les hará pasar un buen rato. Por cierto, si hay alguien que haya leído el cómic me interesaría conocer su opinión acerca de esta adaptación.

No hay comentarios.: