sábado, 19 de junio de 2010

Near Dark (1987)

Antes de ser la esposa de James Cameron y de conquistar a Hollywood con su sobrevalorada The Hurt Locker, Kathryn Bigelow filmó Near Dark, una película que aborda los aspectos clásicos del cine vampírico de acción y que a pesar de no proponer un argumento novedoso, maneja con mucha habilidad todos los clichés hematófagos por excelencia.

Elaborada con un soundtrack y una cinematografía totalmente ochenteros, Bigelow cuenta la historia de un chico campirano, que ve su vida truncada cuando una chica lo muerde durante un encuentro pasional y lo convierte en un chupasangre, con lo que se ve obligado a abandonar a su familia y buscar protección con un grupo de vampiros.

El elenco del filme es simplemente inmejorable, destacando a Lance Henriksen, prolífico actor de cintas de bajo presupuesto, que en esta ocasión interpreta al líder de los vampiros y al fenomenal Bill Paxton, que realiza un gran trabajo como el impulsivo, desequilibrado y sádico colmilludo que dará muchos dolores de cabeza al héroe de la cinta.

Near Dark maneja como motor principal el romance existente entre el protagonista, que seguro reconocerán por su participación en la serie de Heroes, y la guapa vampira que lo transforma y lo motiva a soportar los embates de sus nuevos compañeros, que por norma le imponen una fecha límite para escoger entre devorar a su primer víctima o ser brutalmente asesinado.

Bigelow, que funge como directora y guionista, crea una película muy disfrutable, que a pesar de tener un desenlace poco ortodoxo y carente de lógica, cuenta con escenas tan perfectas como la mítica secuencia del bar, que quedarán sin duda como referente obligado en las mentes de los fanáticos del género y que dejan a Bill Paxton como uno de los vampiros más locos de la historia.

No hay comentarios.: