domingo, 18 de julio de 2010

The Horror of Dracula (1958)

A lo largo de la historia ha existido un interés constante por innovar la temática vampírica. Nuevos giros, acercamientos y perspectivas se exploran con cada nuevo film para lograr un poco de interés en el espectador del nuevo siglo que lo ha visto prácticamente todo. Sin embargo hay cintas que a pesar de no aportar nada nuevo al mito del vampiro se han convertido en auténticos clásicos del género. Tal es el caso de The Horror of Dracula, una de las cintas más populares de la mítica productora inglesa Hammer, responsable de la creación de decenas de películas en las que los monstruos más malévolos cobraban vida para el placer de las audiencias de los cincuentas, sesentas y setentas.

Terence Fisher se encarga de dirigir a Christopher Lee en esta adaptación de la novela de Bram Stoker, modificada por los geniales escritores de la Hammer, que conservan los pasajes clave de la historia, pero introducen otros que dan un estupendo dinamismo narrativo a esta sobresaliente obra.

En apenas una hora y veinte minutos, se mastica hábilmente la historia de Jonathan, Lucy, Mina, Arthur y el profesor Van Helsing, para entregarnos uno de los filmes de acción más divertidos que haya visto en mucho tiempo. La perfecta simplicidad de los manejos de cámara y los efectos visuales, dota a esta obra de una capacidad de impacto en la que, aunque es cierto que se acusa el paso del tiempo, afortunadamente nunca se cae en el ridículo como en el caso de otras cintas de la época.

¿Qué se puede decir de la interpretación de Christopher Lee como el infame Conde Drácula?, sin duda el papel más importante de su carrera, en el que se atrevió a enfrentar directamente a Bela Lugosi y a pesar de verse derrotado salió con el rostro en alto, dándole otra cara al chupasangre más famoso, que desde 1931 había tenido un sólo dueño. Clásica es ya la escena donde se ve por primera vez al Conde con los hilillos de sangre escurriendo por sus colmillos, lanzándose frenéticamente para salvar a Jonathan Harker de las manos de Inga, su despiadada y voluptuosa vampiresa.

Realizada con un presupuesto realmente moderado, The Horror of Dracula se ha convertido con el paso del tiempo en una película de culto para los fanáticos del cine de horror y ha colocado a Christopher Lee como uno de los vampiros más reconocidos de la historia del cine.


No hay comentarios.: