domingo, 1 de agosto de 2010

Dracula (1931)

-To die, to be really dead, that must be glorious
-Why Count Dracula?
-There are far worse things awaiting man than death

La escena en donde Bela Lugosi, el mejor Conde Dracula de la historia, recita este diálogo, es una de las secuencias más elegantes y oscuras que haya dado el cine en toda su historia. El vampiro, representado hasta ese momento como una creatura vil y repugnante se había transformado en un caballero atractivo, perfectamente vestido y perturbadoramente interesante, que cautivaba a mujeres y hombres con una mirada hipnótica jamás igualada.

El prolífico Tod Browning, que un año después de estrenar Dracula presentaría la estupenda Freaks, revolucionó por completo el mundo del cine con esta cinta, en la que supuestamente la gente se desmayaba por los horrores presentados en el filme. Independientemente de los escándalos y rumores asociados a esta película, como el que aseguraba que Bela no sabía hablar inglés y tuvo que memorizar fonéticamente todos sus diálogos, el valor artístico del Dracula de Browning es abrumador.

Siguiendo los principios básicos de la novela de Bram Stoker, Dracula mantiene los personajes principales pero modifica y elimina muchas de las partes del libro para adaptarse a la corta duración de la cinta. A pesar de esto, la tremenda habilidad de Browning como director y Karl Freund como fotógrafo, se combinan con la asombrosa intensidad actoral del elenco, para crear una película tan atractiva que permite por momentos olvidar la novela de Stoker.

En 1998 Philip Glass compuso una banda sonora para la cinta, ya que esta carece de música, utilizando para esto al cuarteto de cuerdas Kronos Quartet, que posteriormente musicalizarían la película Requiem for a Dream. La música de Glass es estupenda y le da una dimensión adicional a esta obra que se ha reeditado hace poco en un fantástico DVD.

Indiscutible joya cinematográfica, Dracula consigue con su estupenda narrativa introducir al espectador en el fondo de una obra que no se ha visto avejentada por el tiempo y que sigue impactando por su desarrollo estético y por la increíble representación que hace Lugosi de este hombre realmente oscuro y misterioso, que nos hace extrañar aquellos tiempos en que la elegancia era un elemento vital del cine.


2 comentarios:

Pachita Rex dijo...

Fíjate que justo acabo de ver todas esas pelis de terror, the invisible man, the creature of the black lagoon, Frankenstein y otras tres y me gustaron un buen, son geniales :)

Fando dijo...

Las que dices son muy buenas, pero esta además tiene una elegancia increíble.