lunes, 20 de septiembre de 2010

Exit Through the Gift Shop (2010)

El mercado del arte es un monstruo enorme, meticuloso y obsesivo, cimentado en las mentes de miles de críticos que, basándose en su experiencia, sus conocimientos y sus desarrollados gustos personales, ponen las etiquetas de validez en las obras que posteriormente serán consideradas como arte por la gente común.

Este mercado, tan odiado como venerado, que ha sido compañero indispensable del arte desde los orígenes de la humanidad y que ha permitido financiar a aquellos virtuosos que deciden dedicar sus vidas al “ocioso” ejercicio artístico, es el tema principal de Exit Through the Gift Shop, una extraordinaria cinta que se convertirá en un referente indispensable para entender el nuevo mercado del arte.

Justo o injusto, el mercado del arte es un ser que no se equivoca, ya que en su papel de infalible Midas moderno, todo lo que toca, por más ridícula o absurda que sea su esencia, se convierte invariablemente en oro. En esta ocasión ese toque casi milagroso ha recaído en la nueva ola de arte urbano y es precisamente un enigmático hombre el que se ha sentado con toda la autoridad del mundo en la cúspide de este movimiento.

Sólo unas cuantas personas en el mundo conocen el verdadero rostro de Banksy, el legendario artista urbano que ha enloquecido al mercado del arte con sus magníficos stencils, transmisores de un mensaje siempre irónico, cargados con la esencia de la guerrilla visual y con un innegable talento pictórico. Uno de esos afortunados es Thierry Guetta, un hombre obsesionado con filmar todo lo que pasa en su vida y que por azares del destino se introdujo en el núcleo del movimiento urbano con el propósito de elaborar un documental, sin saber que el propio Banksy tomaría el control absoluto de su filmación hasta el punto de dirigirla.

Guetta, un hombre ligeramente maniático y obsesivo, decide dejar de lado a su familia y su convencional vida para intentar contactar a Banksy. Motivado por su fortuita introducción al arte urbano y su desorbitada pasión por filmar, Guetta entabla amistad con algunos de los artistas más icónicos de la guerrilla urbana, hasta que gracias a una tremenda casualidad consigue toparse con el objeto de su odisea.

Exit Through the Gift Shop es un documental donde todo está pensado tan milimétricamente que es imposible diferenciar la realidad de la ficción. No podemos saber si Banksy participó o no en la dirección del documental, tampoco podemos saber si la vida de Thierry Guetta, que finalmente resulta el protagonista del filme, es verdadera o simplemente una genial creación de Banksy para satirizar y humillar al mercado del arte que tanto lo ha alabado.

Sin embargo los hechos están ahí, ya sea una sátira o no, la oda de ascenso mediático irracional del artista conocido como Mr. Brainwash, relatada en el filme, si sucedió y queda como un evento mediante el cual una mente absolutamente genial, ya sea Banksy o aquel que haya estado detrás de esta película, logró reírse en la cara de ese aparato absurdamente infalible que dictamina todo aquello que artísticamente debemos apreciar.

El resultado en definitiva es memorable, divertido, educativo, enganchante, visualmente fascinante y sobre todo perturbador, al exponer por completo la abrumadora pérdida de juicio crítico individual en la sociedad occidental, donde todos necesitan a alguien que les indique lo que deben disfrutar.


6 comentarios:

jij dijo...

No son precisamente los críticos, sino las galerías, los museos y sobre todo las casa de subasta las que manejan el mercado del arte. Por lo mismo, Banksy y su "guerrilla visual" (término acuñado en México en los años 80), al margen de los canales de comercialización, es el más indicado para burlarse del "arte contemporáneo" actual.

sara dijo...

me recuerda un poco a
http://www.youtube.com/watch?v=JyRAHKTy6hI
saludos

Fando dijo...

Lo que no sabes es que Banksy es un comerciante total, cuando veas el documental te darás cuenta de que tiene un representante y que sus obras se subastan en miles y miles de dólares.

Fando dijo...

Sara, esta peli está mil veces mejor que Beautiful Losers, tienes que verla

cursedbravery dijo...

Genial, la veré. Aunque sólo porque ya la encontré en internet.
A pesar de ser estudiante de cine, a veces hay que acudir a otros métodos, ya que estamos limitados por la poca masificación de peliculas independientes, opacadas por el bombardeo hollywoodense (aunque no tengo nada en contra de ese gran imperio).

Fando dijo...

Cursedbravery, pues si, al haber tantas producciones los cines tienen que escoger tan sólo el puñado de películas que les dejará más dinero.

Es una situación muy lógica y finalmente así funciona la humanidad. Afortunadamente en casi todos los países hay cinetecas o cines de arte que se dedican a traer las cintas menos afortunadas en taquilla.

Por si fuera poco el Internet se ha convertido en el cineclub más grande de la historia, aunque por desgracia todavía no existen las suficientes normativas que regulen de manera lógica el intercambio de películas en la red, ya que si queremos ser coherentes con los gustos que tu y yo compartimos deberíamos pagar para apoyar a todos estos cineastas.