lunes, 25 de octubre de 2010

The Social Network (2010)

Si por alguna razón inevitable del destino supieran que van a naufragar en una isla desierta y sólo pudieran llevarse una sola cosa, ¿que sería? Si obviamos las respuestas relacionadas con la supervivencia básica, como fuego, agua o alimento, hace veinte años la respuesta a esa pregunta tal vez tendría que ver con algún libro favorito, o con algún objeto que encerrara un profundo significado sentimental, sin embargo, veinte años después, muchos de nosotros escogeríamos una computadora con conexión a Internet.

El Internet ha dado un vuelco al mundo en que vivimos. El poder de tener al alcance de un click el conocimiento acumulado por toda la humanidad es simplemente abrumador, pero el fenómeno no se detiene ahí, ya que probablemente el cambio más dramático se centre en la brutal mutación que han sufrido las relaciones interpersonales en la última década. De forma aparente todos estamos conectados en ese mundo de las ideas con el que soñaba Platón, pero irónicamente en vez de darnos la libertad ha sido un grillete que nos ata a lo más profundo de la caverna.

Es dentro de esta vorágine de eventos tecnológicos que surgen ciertas mentes privilegiadas, dispuestas a ver más allá de la sucia pared que tienen delante, para girarse y contemplar el mundo desde una perspectiva diferente y por supuesto sacar provecho de ello. The Social Network es la historia de uno de estos visionarios, un hombre que con su tremenda visión y su maquiavélica falta de escrúpulos logró fundar uno de los imperios más importantes de ese monstruo al que llamamos Internet, Facebook.

El nuevo trabajo de David Fincher (Seven, Fight Club) es excelente en muchos sentidos, pero tal vez lo más importante de todo sea el dinamismo visual y narrativo que impone al guión de Aaron Sorkin, que a su vez surge de la adaptación de una novela de Ben Mezrich.

Con una excelente secuencia inicial que pone el tono de lo que será la película, Fincher prepara al espectador para un maremoto narrativo con excelentes diálogos, secuencias cargadas de emoción que juegan magistralmente con la temporalidad de la historia y una soberbia banda sonora compuesta por la dupla de Trent Reznor (Nine Inch Nails) y Atticus Ross (How to Destroy Angels).

Las actuaciones del elenco merecen también su alabanza, ya que Jesse Eisenberg logra dar vida a un antihéroe que genera tanto odio como compasión en el espectador y que irónicamente, a pesar de su condición de inadaptado social y su profunda misantropía, pasará a la historia como uno de los personajes que más han influenciado a la sociedad moderna.

La oda a la obsesión por alcanzar el éxito, se completa con un gran Andrew Garfield en el papel del único amigo de Zuckerberg y con la fantástica doble actuación de Armie Hammer, que interpreta a los gemelos que demandan al protagonista por la autoría de Facebook.

No hablaré mucho más de la historia porque todos a grandes rasgos sabrán lo suficiente de la vida de Mark Zuckerberg, el multimillonario más joven del mundo creador de Facebook, para darse una idea de lo que trata la cinta, pero también ignorarán lo suficiente para disfrutar el flujo de la historia y sus sorpresas.

Lo más disfrutable y a la vez terrible de The Social Network es el regusto que deja después de verla. Un malestar agridulce que nos recuerda lo insignificantes que somos en un mundo que actúa como un colectivo social mecanizado, dentro del que, aunque pretendamos no serlo, somos engranes fácilmente reemplazables que giran toda su vida al ritmo que gente como Mark Zuckerberg les dicta.


8 comentarios:

Monsieur C. Auguste Dupin dijo...

Muy buena reseña, Fando. ¿Puedo añadirte a Facebook?

Confirmar Ignorar

Fando dijo...

Jajaja

cursedbravery dijo...

Ayer finalmente pude ver la última obra de la escasa, aunque no menos grandiosa, lista de películas de David Fincher.
Me sorprendió la astucia con la que comienza la película. Esa secuencia de diálogos rápidos entre el protagonista y su novia, la cual deja entrever la personalidad maniática y obsesiva del personaje, además de dada la concisión y brevedad de los diálogos, asimilarlo inmediatamente a la comunicación hoy en día mediante mensajes de texto, twitter o el mismo facebook.
Me quedó clarísimo que el primer eslabón de esta idea revolucionaria es la venganza, la cual surge dentro del personaje con el fin de denigrar a su novia, quien había roto con el, a la cual le seguiría el robo intelectual de una red social pensada por los hermanos Winklevoss.

Una de mis escenas favoritas, y en donde son protagonistas estos gemelos, es cuando son derrotados en una carrera de remo realizada en Inglaterra. Al principio no me di cuenta por qué tal escena me había causado tanta impresión como gusto, pero al final supe que era porque el excelente guión nos muestra a estos hermanos como dos atléticos y supuestamente imbatibles competidores, poderosos y ricos a diferencia del protagonista. Y verlos caer, hasta lo más hondo, en contraste con el protagonista quien se encontraba en un momento de suma gloria, fue como ver a un político corrupto, abundante de poder, caído en su propia vergüenza.

La actuación de Jesse Eisenberg, por destacarte sólo uno, merece alabanzas, como tú lo dijiste. El cual pudo reflejar perfectamente, a un personaje con aspiraciones democráticas en su invento, pero sin eludir que sus motivaciones son egoístas, con el fin de ser reconocido su genio, a costa del hurto intelectual.

Espero mucha gente vea ésta película, quizá les ayude a ver que tan maniáticos y obesivos somos a veces.

cursedbravery dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
cursedbravery dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Fando dijo...

Estimado Cursedbravery, eliminé dos de tus comentarios porque al parecer eran repeticiones del primero. Los comentarios no aparecen hasta que yo los modere para evitar cuestiones de Spam que ya me han sucedido, así que si no ves tu comentario publicado inmediatamente es porque tengo que leerlos primero antes de aceptarlos.

Me alegra que te haya gustado la peli, la verdad es que, a pesar de que no creo que David Fincher sea el non plus ultra, si pienso que The Social Network es un trabajo muy digno e incluso sobresaliente.

La secuencia que mencionas de los hermanos es sin duda la mejor de la película, precisamente por el significado que hay tras de ella, pero también por el impresionante estilismo visual y la perfecta adaptación de In the Hall of the Mountain King que hizo Trent Reznor para la escena.

Viendo año con año los estándares hollywoodenses, me parece que este filme tiene puesto todo para cosechar varios Oscar.

Fando dijo...

Por cierto, me alegra tener lectores dispuestos a hacer comentarios como el tuyo.

Saludos!

cursedbravery dijo...

A bueno si, fue porque el 1º comentario era demasiado largo según el sitio, así que lo dividí en 2, pero ahora veo ese mismo comentario que la página me detuvo aquí puesto, jaj no entiendo mucho, pero bueno son cosas que pasan. Saludos