jueves, 16 de diciembre de 2010

Harry Potter and the Deathly Hallows Part 1 (2010)

No soy un fan aguerrido de la saga del joven mago Harry Potter, en primer lugar porque no he leído ninguno de los siete libros que han convertido a la escritora J. K. Rowling en la mujer más rica de Inglaterra y en segundo lugar porque considero que la saga fílmica (de la que sí he sido seguidor) ha estado llena de reprochables traspiés y ha caído en picada en los dos últimos largometrajes.

Más por costumbre que por esperar algo interesante decidí ver la primera parte de esta séptima entrega, sabiamente convertida en dos largometrajes de más de dos horas para terminar de explotar a la gallina de los huevos de oro. La dirección de David Yates, encargado de coordinar las horrendas dos últimas películas de la serie, era un fuerte indicador de que las cosas no podían ir muy bien con esta nueva cinta, sin embargo para mi sorpresa lo inesperado ocurrió.

Todo el tedio, la ñoñez y la incapacidad dramática desplegadas en las dos últimas películas del niño mago, toman un giro interesante en Harry Potter and the Deathly Hallows Part 1, con lo que se revitaliza una historia que parecía prácticamente perdida y se obtiene la que probablemente sea la mejor cinta de la saga hasta el momento, en dura competencia con la realizada por el mexicano Alfonso Cuarón.

La trama de la cinta relata el incierto camino que sigue el heróico trío protagónico para encontrar y destruir los horcruxes, artefactos en donde se encuentra fragmentada el alma de Lord Voldemort, encarnación de la maldad y villano por excelencia de la saga.

Durante las casi dos horas y media de metraje, innumerables aventuras se suceden en el más puro estilo de las cintas del señor Potter, pero a diferencia de las últimas dos entregas, en esta película el espectador vuelve a involucrarse con los personajes, que recuperan el interés histriónico y dramático que alguna vez llegaron a tener y que gracias a la irreconocible dirección de Yates funcionan a la perfección.

Las relaciones interpersonales del trío se abordan con un enfoque completamente nuevo, que se aleja de la burda simplicidad de las entregas anteriores, para darnos escenas francamente excelentes, en donde finalmente se percibe una verdadera madurez en los personajes que se descubren al ritmo de Nick Cave y sus Bad seeds.

Las aventuras del trío, que nos preparan para lo que será el desenlace, además de ser visualmente espectaculares gracias al trabajo del experimentado fotógrafo Eduardo Serra, están dotadas con una importante carga emocional, que devuelve al espectador el interés por el mundo de fantasía que se desarrolla en cada fotograma y que revive en mí el interés por ver la conclusión fílmica de esta saga. Ahora lo único que nos queda es esperar.


2 comentarios:

apax dijo...

te falto comentar la breve animacion de the tale of the three brother de ben hibon cherch

Fando dijo...

Ufff si, sin duda es una de las mejores partes de la película. My mistake