domingo, 24 de abril de 2011

They Live (1988)

La escoria, los desposeídos y todos aquellos pobladores de ese inframundo que ha construido la lucha de clases instaurada desde los albores de la humanidad, se convierten en los encargados de despertar a la sociedad moderna en They Live, película indispensable en la filmografía del legendario John Carpenter, quien junto a David Cronenberg y Wes Craven fue pilar fundador de la escuela americana de terror moderno.

No es precisamente terror lo que se transmite en este filme, en el que Carpenter opta por sustituir los gritos, los asesinatos y el gore, por vibrantes secuencias de acción, un humor ágil y una constante e inteligente crítica social que se desprende del cuento corto Eight O'Clock in the Morning, escrito por Ray Nelson y que Carpenter adapta en un sencillo pero impecable guión.

La premisa de la historia nos plantea las casualidades que llevan a un obrero de la construcción, cubierto de músculos pero sin preparación alguna, a descubrir que el mundo está en realidad controlado por unos horrendos extraterrestres, a los que vemos como seres humanos normales gracias a que éstos controlan nuestras mentes con una serie de ondas que emanan de los aparatos de televisión.

No es la primera vez que se coloca a la televisión como un malévolo medio de control social en un guión, de hecho unos años antes Cronenberg había planteado teorías similares con su Videodrome, sin embargo el guión de They Live no se queda en el aspecto televisivo, sino que ataca directamente todos los convencionalismos sociales a los que estamos voluntariamente sometidos, ya que es mediante los superficiales anhelos de los ciudadanos que los horrendos invasores controlan a su ganado humano.

El personaje principal, interpretado por el luchador profesional Roddy Piper con sus evidentes carencias histriónicas, descubre una caja llena de unos lentes que le permiten observar el mundo real sin las ondas que bloquean su cerebro, pudiendo con esto detectar a los malvados extraterrestres y descubriendo una pequeña guerrilla humana que ha diseñado los lentes y que pretende despertar a la humanidad.

Muchas cintas de acción de los últimos años envidiarían profundamente el extraordinario ritmo del filme de Carpenter, que con sus enormes limitaciones presupuestales logra una ambientación inmejorable, dota a la historia de una fluidez ejemplar y construye escenas absolutamente perfectas, como la interminable pelea en el callejón o la secuencia en la que comienza a revelarse el mundo en todo su manipulador esplendor a través de los lentes de sol.

Ambientada con una excelente banda sonora compuesta por el propio Carpenter, They Live es un filme del que no esperaba mucho y que me ha sorprendido completamente por su frescura y por el simple pero acertado trasfondo filosófico, que la coloca junto a clásicos de este estilo de cine aleccionador pero hábil como el Dawn of the Dead de George A. Romero.

No hay comentarios.: