lunes, 15 de agosto de 2011

Midnight in Paris (2011)

Año tras año llega ese momento en el que el mercado cinematográfico debe enfrentarse a un nuevo estreno de Woody Allen, ese personaje neoyorkino que, en una carrera contra la muerte y el olvido, ha decidido pasar lo que le resta de vida inmerso en un maremágnum creativo producto de un desorden obsesivo compulsivo. La consecuencia de esto es el inevitable estreno anual de una película que se añade a su extenso catálogo, el cual, más que un compendio de obras de arte, funciona como un mapa para las obsesiones de su creador.

Casi siempre arropado por una enorme base de fanáticos, que invariablemente terminan citando a Matchpoint como la prueba innegable de que su ídolo todavía conserva la chispa de talento que lo llevó al estrellato, Allen se ha convertido en una de las vacas sagradas más apreciadas de Hollywood y sus intentos anuales en uno de los eventos que generan más expectativas.

Con Midnight in Paris, Allen ha conseguido el que hasta ahora es su estreno más exitoso, generando un consenso prácticamente unánime entre los espectadores que la colocan como una de sus cintas más importantes, incluso llegando a catalogarla como la obra definitiva del director. Fueron precisamente esas credenciales las que me impulsaron a reencontrarme con el trabajo de un artista que ya había dado por perdido y que se había transformado en uno de mis menos predilectos. Prometo no volver a caer en el mismo error.

De la trama conocía lo indispensable, un guionista de Hollywood que intenta escribir su primera novela, interpretado por Owen Wilson, llega con su prometida y sus suegros a París, donde por las noches se encontrará un coche que lo llevará a través de un viaje temporal donde conocerá a Hemingway, Dalí, Picasso y muchos otros de sus ídolos artísticos, reviviendo la que bajo su consideración fue la mejor época de la ciudad luz y percatándose de que en verdad el anhelo de los tiempos pasados es un sentimiento inherente al ser humano.

El argumento, a primera vista rebosante de imaginación y nostalgia, aunado a la participación de Owen Wilson, quien sin duda puede ser un buen comediante cuando se lo propone, podrían haber significado un giro muy interesante a la carrera fílmica de Allen, pero por desgracia él era el director.

En su infinito narcisismo, Allen se vuelve a colocar como eje central de la historia, despojando a Wilson de su consabida capacidad para generar sonrisas al transformarlo en ese encantador obsesivo compulsivo tan celebrado por muchos. El problema principal radica en que ese hombre tímido, que a pesar de sus impedimentos sociales consigue rodearse de bellísimas mujeres gracias a su supuesta sensibilidad y desparpajo, irónicamente pasa casi la totalidad del metraje criticando la pedantería asociada al pseudointelectualismo, cuando queda claro que es precisamente ese adjetivo el que mejor describe la obra y personalidad de Allen.

El filme se debate entre secuencias completamente insufribles, en las que el querido Woody trata a su público con una condescendencia insoportable mediante la caricaturización de los genios que poblaron París en los años veinte, y algunos grandes e innegables aciertos protagonizados por Corey Stoll en su papel de Ernest Hemingway, quien es sin duda el personaje más entrañable de la película junto al de la siempre excelente Marion Cotillard. Por desgracia esto no es suficiente para salvar una película que desde mi particular punto de vista no merece en absoluto la avalancha de alabanzas que ha recibido.

Si algo queda claro de todo esto es que yo estoy mal y Allen ha acertado por completo, ya que los números simplemente no mienten, sin embargo no puedo apreciar a una película que pretenda empatizar con el espectador mediante el intento de hacerlo sentir inteligente al darle referencias fáciles de digerir sobre artistas que ya conoce y que además se mezcla con la misma historia de amor torpe que Allen nos ha vendido una y otra vez. No tengo nada más que decir del filme, salvo que en esas tretas no pienso volver a caer.

8 comentarios:

cursedbravery dijo...

Podríamos decir que ahora sólo le falta el logo a su afiche de algún festival de cine independiente para complementar esa intención pseudointelectual de hacer sentir al público verdaderos amantes del incomprendible "cine arte".
De todas formas hace tiempo que Allen no me gusta, debería tomarse un respiro. Saludos!

Anónimo dijo...

Hola, me encanta como desbaratas las peliculas, y no he visto esta pelicula pero siempre he opinado exatamente lo mimo que tu acerca de Woody Allen.
Por cierto podrias reseñar la pelicula The sleeping Beauty de Catherine Breillat.

Gracias

Fando dijo...

Cursedbravery, pues si, creo que debería dejar de obsesionarse por hacer una película cada año y dedicarle un poco más a la elaboración de una cinta con más calidad.

Fando dijo...

Anónimo, jaja muchas gracias por tu comentario. Por cierto, no había escuchado nada de la adaptación que hizo Breillat de The Sleeping Beauty, prometo verla y reseñarla. Saludos.

Tiyat13 dijo...

Gran reseña J., a mi me ha parecido como decirlo? instramuscular... Allen transmuta en Wilson, sin embargo a mi me ha gustado esa premisa de pasear por una hermosa ciudad (bella co-protagonista)y conbeber y convivir con tus máximos ídolos ...pero en resumen una peli totalmente olvidable.
Tiyat

Fando dijo...

Yo lo que rescato es la idea de que siempre anhelamos el pasado que nunca vivimos. Sin embargo no basta una buena idea para hacer una buena película. Saludos.

Anónimo dijo...

Si es una pelicula para intelectualies de bolsillo y chicos cool, Las tomas largas del trasero de Rachel McAdams, El tratamiento que se le da a los artistas de la epoca como si fueran estrellas de Rock, tribializa a los personajes, Y Buñuel solo diciendo " Yo haria una pelicula", la hacen insufrible, de verdad yo pase por muchos corajes.
jajjajja.
Lo unico rescatables es el personaje de Hemingway, citando unas lineas de Por quien doblan las campanas.

Fando dijo...

El personaje de Hemingway es sin duda de lo poco rescatable que tiene.

Saludos.