lunes, 14 de mayo de 2012

This is England (2006)

Las ideologías van y vienen, mutan y evolucionan constantemente, filtrándose por el monstruoso inconsciente colectivo de una miríada de grupos humanos que adquieren conocimientos, experiencias y decepciones derivadas de aquellas nociones que posteriormente serán obsoletas. Inmersos en esas dinámicas de pensamiento se vuelve ridículo considerar la posibilidad del ser humano como individuo intelectualmente autónomo, siendo más realista el planteamiento del hombre como un animal social fácilmente influenciable, que es producto innegable de su entorno y cuyo margen de juicio hacia éste es extraordinariamente limitado.

Es la anterior suposición la que nos lleva a la conclusión de que nuestro lugar de nacimiento y círculo social determina en gran parte nuestro futuro ideológico, situación que el director británico Shane Meadows comprende a la perfección, bautizando al que hasta ahora es su filme más importante con la referencia geográfica que justifica su trama y armando ese título como un manifiesto lingüístico de orgullo, que le habla con descaro al espectador: "Esto es Inglaterra, te voy a mostrar".

This is England lleva a su público a través de un recorrido por los principales motivos que desataron, durante la Inglaterra de los años ochenta, la revaloración de las ideas del nacionalismo fascista de la segunda guerra mundial, todo visto a través de los ojos de un pequeño niño inglés cuyo padre fallece en la guerra de las Malvinas durante el régimen de Margaret Thatcher. 

Hijo de la clase obrera británica, el pequeño infante debe moldear sus valores en base al entorno que lo rodea, constituido por su madre y por un grupo de skinheads mayores que lo adoptan como un hermano. Pacíficos, tolerantes y mayormente desempleados, los integrantes del grupo sufren un vuelco cuando un viejo integrante sale de la cárcel y coloca sobre la mesa los principios de odio racial y nacionalismo que han dado mala fama a los skinheads alrededor del mundo, teniendo que decidir cada uno de los cabezas rapadas de qué lado de la balanza colocarse.

El guión, escrito también por Meadows, constituye una profunda reflexión sobre la dificultad de escapar de los conceptos sociales que definen a los grupos humanos que nos rodean, los cuales, a pesar de ser cuestionados por la experiencia personal de aquel que los recibe, se analizan siempre desde la parcialidad que genera el sentido de pertenencia a un colectivo humano.

Contando con un virtuoso elenco, del que destaca la participación del pequeño pero extraordinario Thomas Turgoose, quien nunca antes había actuado y que dos años después volvería a probar su valía en Somers Town, This is England evoca de forma documentada los orígenes del movimiento skinhead, grupo inicialmente basado en la diversidad y la tolerancia, y su posterior radicalización debido a la falta de oportunidades laborales y al incremento de la migración.

Utilizando como escenario principal a los suburbios de Nottingham, Meadows construye un filme visualmente extraordinario, que se bambolea por las grises y húmedas calles de un pueblo convulsionado por una guerra vacía, mientras la estupenda banda sonora revive mediante ritmos jamaiquinos el presente multicultural de un mundo al que todavía no logramos acostumbrarnos.

Más vigente que nunca debido al actual renacimiento de los movimientos ultraderechistas, que tristemente se perciben como el único método para recuperar un orden social perdido, el relato que Meadows elabora con maestría nos incita a evaluar nuevamente los cimientos de nuestras ideologías y a plantearnos que no somos mas que el producto de siglos y siglos de burdos prejuicios.

No hay comentarios.: