jueves, 12 de julio de 2012

The Amazing Spider Man (2012)

Después de la revolución comercial que 500 Days of Summer representó para las películas de sufridos amoríos "indies",  Marc Webb se posicionó como un director que inmediatamente se asociaba con una gran capacidad de inventiva comercial, situación que aunada a su notable carrera videoclipera le consiguió el honor de dirigir el reboot de una de las sagas de super héroes, con perdón de Sam Raimi, más paupérrimamente llevadas a la gran pantalla: Spider-Man.

No es ningún secreto que el espectador promedio disfruta revivir los orígenes de los héroes de cómic, ya que éstos muchas veces suelen tener el contenido anecdótico y filosófico más potente de las aventuras del personaje, al definir las motivaciones y los intensos pero necesarios traumas que los paladines de la justicia deben sufrir para embarcarse en una interminable cruzada contra la maldad. A pesar de esto y de la gran cantidad de remakes que vemos año tras año, The Amazing Spider-Man representa la primera vez que un reinicio de este tipo se hace con una saga que apenas cinco años atrás tenía tanto continuidad como renombre, situación que deja en claro que los productores conocen demasiado bien a su público.

De un golpe se borran los pocos logros que el legendario Sam Raimi plasmó en la primera trilogía de Spider-Man, para replantear con ligeros cambios el origen de este superhéroe, inicialmente retratado como un joven huérfano, estudioso y tímido, quien gracias a la mordedura de una araña genéticamente modificada adquiere una serie de poderes que magnifican en su cuerpo las habilidades propias del arácnido.

El preámbulo de la historia no difiere en gran medida del presentado por Raimi diez años atrás, con la excepción de que ahora se liga a la dichosa araña con un laboratorio en el que misteriosamente había trabajado el padre de Peter Parker, situación que permitirá ligar de forma posterior el destino del héroe y el villano, intentando junto con otras secuencias, como la del atentado contra el tío Ben, crear la ilusión de que se ahonda mucho más en la historia personal del personaje principal.

Salvo por pequeños detalles, el núcleo del relato permanece intacto. Peter Parker, a quien da vida Andrew Garfield y que constituye el principal acierto de la película dadas sus capacidades histriónicas y sus músculos recién adquiridos, replica el predecible papel de inadaptado social irremediablemente enamorado de una beldad rubia, interpretada por Emma Stone, quien comenzará a apreciar a nuestro nerd favorito conforme sus poderes comienzan a manifestarse, reflejándose esto en su autoestima y probando que si eres ignorado por la chica de tus sueños más vale que aprendas a escalar rascacielos.

Aprovechando lo aprendido en 500 Days of Summer, Marc Webb intensifica el desarrollo romántico de la historia, en un intento por captar al público femenino que tal vez no se sienta demasiado atraído por la fantasía psicoerótica de aventar telarañas por las muñecas, con lo que el filme adquiere una tonalidad romántica adolescente destinada a triunfar en taquilla.

Pasando a segundo plano se encuentra el malévolo villano de la historia, un monstruoso hombre lagarto que asemeja su origen al del Green Goblin de Sam Raimi y que es el causante de las mejores secuencias de acción de la cinta. Secuencias que se presentan mucho más fluidas e impresionantes que en la trilogía primigenia.

Cargada de personajes y anécdotas prescindibles que sirven para dar volumen a una historia de amor entre la rubia de tus sueños y un adolescente que pelea contra un lagarto, Spider-Man tiene los elementos para ser uno de los grandes éxitos del verano y para satisfacer a los fanáticos de una serie que, aunque continúa sumida en la mediocridad narrativa, al menos termina siendo un poco más vistosa que sus predecesoras.

Nota del autor: Esta crítica es un ejercicio de ficción que surge a partir de una discusión que mantuve en Twitter acerca de la posibilidad, bastante arrogante por cierto, de elaborar la crítica de un filme tan predecible como éste sin siquiera haberlo visto. Discusión que devino en un reto que dio como resultado esta crítica. No he tenido ni la oportunidad ni las ganas de ver The Amazing Spider-Man, sin embargo confío en que este texto, que hice básicamente a partir del trailer y de la breve sinópsis que sale en la página principal de IMDB, se acerque a la experiencia final de la cinta.

Si alguien piensa que la crítica no es acertada le ruego me lo haga saber. Saludos a todos.

7 comentarios:

Elisaul dijo...

Te soy honesto, a mi me encantan las orginales peliculas de Spider-man, asi que no las considero mediocres. Con eso dicho, estoy altamente sorprendido por el hecho de que acertaste en muchas de las caracteristicas y las fallas de sta nueva pelicula, incluso creo que la ves y no cambiarias tu reseña para nada. De todos modos, no es una pelicula muy memorable que se diga.

Fando dijo...

Elisaul, hombre en gustos no hay nada escrito, a mí la verdad es que no me convencieron las películas que Sam Raimi dirigió.

Me alegra ver que en algo le atiné jaja.

Saludos.

KEN'AY dijo...

Soy de la opinión de que hace falta ver la película para poder realizar una crítica completa. Además, hace falta verla des del principio hasta el final no como hacen algunos críticos destacados que se levantan de la silla y se marchan para ver dos películas en el tiempo que podrían ver una. Y no solo eso, hace falta ver mucho cine para poder hacer comparaciones y argumentar coherentemente la crítica. Dicho esto te recomiendo la película y que tengas la oportunidad de hacer la comparación entre las anteriores entregas de Spiderman y la nueva propuesta.

http://blogdecineparaulaviva.blogspot.co.uk/

Fando dijo...

Completamente de acuerdo. En lo personal siempre veo las cintas de principio a fin y trato de reflexionar e investigar acerca de ellas a posteriori.

Como puedes ver al final de este texto menciono que es un mero divertimento surgido de un reto que me hicieron.

Agradezco tu invitación a ver la película pero me da una pereza infinita sentarme dos horas a ver un producto que, según lo que me han dicho, no se aleja demasiado de lo que planteo en mi crítica-ficción.

Saludos.

Monsieur C. Auguste Dupin dijo...

Qué grande, Cherch, me divirtió mucho tu experimento. Yo opino como tú que este cine es altamente predecible y que va a la esencia de los instintos y sentimientos del hombre (y mujer) de la masa, lleva siendo así desde infinidad de siglos, si no me equivoco desde el Helenismo. Antes de ver la película yo también me creo que lo que narras es altamente probable que suceda y te felicito por tu genial (aunque lineal, no se te puede exigir más dadas las circunstancias) crítica.

Abrazos, indio!

Fando dijo...

Jajaja, muchas gracias por los piropos, querido Dupin.

La ironía del asunto radica en que ese bombardeo de sentimientos primarios sigue tocándonos de forma irremediable, convirtiéndose el ser humano en un ente adicto a tales repeticiones cargadas de monotonía, pero al mismo tiempo cargadas de los simplistas y tristes objetivos que tenemos en la vida.

Desde tierras indígenas, pero prósperas, te mando un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

Me encantó esta película, sin duda de mis favoritas los efectos y la música son de los mejores complementos que tiene y Andrew Garfield tiene un papel espectacular en este filme.