jueves, 20 de diciembre de 2012

Marina Abramovic: The Artist is Present (2012)

En los últimos años he llegado a la conclusión de que, en gran medida, el arte contemporáneo le ha fallado al hombre común. Las prestigiosas galerías que exponen a los artistas más renombrados a nivel internacional se han convertido en templos inalcanzables, regidos por el patrocinio de un poderoso grupo de empresarios, publicistas y magnates en general, que presas de la inquietud de aparentar sofisticación ante sus congéneres, pero sin el tiempo suficiente para educarse, se apoyan en historiadores y críticos para invertir millones de dólares en arte, con la misma frialdad con la que comprarían un grupo de acciones en el mercado de valores.

Este método de marketing artístico, ha generado que el poder de validación de todo aquello que se denomina arte contemporáneo recaiga en un grupo muy reducido de "conocedores", los cuales crean el mercado del arte al indicar qué es lo que está o no de moda, olvidando por completo la interacción del artista y la obra con el hombre común.

Es por lo anterior que el espectador ordinario casi siempre se ve sobrepasado por un arte que actualmente se centra, no en el aspecto visual de la obra, sino en el discurso que emana del proceso creativo, y que da justificación a una pieza cuyo valor estético per se termina siendo muchas veces intrascendente. De forma que esta situación elimina toda posibilidad de conexión intelectual y emocional cuando, día tras día en los museos repletos de gente, se coloca a un sinnúmero de espectadores sin antecedente alguno, frente a obras como la cama destendida de Tracey Emin o los coloridos puntos handmade de Damien Hirst.

Es en este confuso ambiente creador, dentro del que se inscribe un cerrado círculo de artistas verdaderamente famosos, cuyas personalidades se acercan más a la figura del rockstar que a la del ser introspectivo, que surge Marina Abramovic: femme fatale y madre del performance moderno, oriunda de Serbia y educada bajo un régimen cuasi fascista, la cual pasó de ser una artista prácticamente errante a convertirse, gracias a su potente carácter y a sus radicales performances, en una de las figuras más respetadas del arte contemporáneo internacional.

The Artist is Present es el documental que Matthew Akers y Jeff Dupre ensamblaronn con motivo de la exposición retrospectiva que el MoMA de Nueva York, en su papel de museo cumbre del arte moderno internacional,  organizó para rendir homenaje a la larga y tortuosa trayectoria artística de Marina Abramovic.

El filme relata, desde el punto de vista tanto de los organizadores como del público en general, el proceso mediante el que se armó la exposición y el recibimiento que ésta tuvo entre los espectadores, intercalando en todo el proceso los recuerdos de Abramovic sobre su infancia, juventud y madurez artística, para dejar finalmente un hermoso collage que funge como el retrato perfecto de la personalidad de esta mujer que, separándose en cierto modo de sus colegas, consigue transmitir sensaciones de enorme poderío visual y emocional, sin importar que el espectador tenga algún antecedente o no de su obra, apelando siempre a esas reacciones viscerales innatas que se esconden detrás de la racionalidad del ser humano.

Con el trasfondo de la maravillosa y terrible historia de amor entre Marina y Ulay, artista con el que vivió toda su juventud y junto con el que saltó a la fama por sus intensos performances que diseccionaban su relación de pareja, la cinta documenta la obra suprema de Abramovic, la cual creó específicamente para la exposición del MoMA y en la que la artista de 65 años permaneció sentada, durante los tres meses de duración de la retrospectiva, diariamente, siete horas al día, frente a una mesa y una silla vacía que podía ser ocupada por cualquiera que quisiera sentarse y observar fijamente a la artista.

Visual y temáticamente extraordinario, The Artist is Present es un maravilloso documental que expone la potencia física y mental de una mujer dedicada enteramente al estudio de su cuerpo, y a elaborar un impecable tratado filosófico visual sobre las dos realidades más primarias del ser humano, el amor y la muerte.

No hay comentarios.: