lunes, 3 de diciembre de 2012

Post Tenebras Lux (2012)

Los primeros minutos con los que Post Tenebras Lux inicia su aparentemente complejo, pero en el fondo extremadamente sencillo, viaje por el inconsciente colectivo mexicano, son sin duda la epifanía más maravillosa que ha tenido Carlos Reygadas a lo largo de su atípica y casi siempre impecable filmografía. Sin lugar para el diálogo, lo único que cabe en esa pantalla, que reniega del widescreen para utilizar un formato 4:3, es la belleza en su estado más puro. Sin artificios. En carne viva.

Reygadas filma a su hija en un imponente prado de Tepoztlán, rodeado de montañas que abrevan en la tierra mojada como bestias milenarias, mientras caballos, vacas y perros coexisten en su salvaje inocencia con ese jardín del edén, moderno pero ancestral, que sostiene los pies de la pequeña niña rubia de casi dos años de edad, la cual se encuentra sumida en el estado mental primigenio que todo lo descubre entre un gozoso asombro y un, aún más gozoso, temor por lo inexplicable. El amor y la belleza visual que emanan de esa apertura majestuosa, la cual transcurre de idílico atardecer a perturbadora tormenta, ya es en sí algo digno de alabanza, sin embargo Reygadas nos tiene preparado mucho más.

Post Tenebras Lux cuenta la historia de una familia mexicana de clase alta que decide recluirse, contra todas las expectativas de su círculo social, en una casa en medio del campo tepozteco, donde viven junto a sus dos pequeños vástagos y en la que sobrellevan, como caciques de la zona, la adicción a la pornografía del líder familiar interpretado por Adolfo Jiménez.

Es en ese clima de aislamiento cultural en el que el personaje de Jiménez y su esposa (Nathalia Acevedo), intentan mimetizarse con los nativos de una tierra enraizada socialmente en una serie de parámetros aparentemente similares en forma, pero diametralmente opuestos en fondo a la visión occidentalizadora de la acaudalada familia que, con la ingenuidad propia del conquistador, cree que el dotar de trabajo y dinero a la sociedad que la rodea le permitirá tener acceso a sus códigos emocionales y a la aceptación de ésta.

Lúcido, entrañable y desgarrador es el retrato que Reygadas hace de la sociedad mexicana contemporánea, producto de una revolución que fracasó en su intento unificador de las clases sociales y que ha dejado en la actualidad un vacío insalvable entre el México rico, satisfecho con su filantropismo y con sus muestras de afecto a la servidumbre, y el México infrahumano, siempre reprimido y resentido, que vive en una lucha fútil contra esa percepción de injusticia vital que se permea por los tablones de madera podrida que lo cubren de la lluvia.

Con un método narrativo absolutamente vistoso, que mezcla presente, pasado y futuro sin transición alguna, Post Tenebras Lux es tal vez el trabajo más lírico y delicado de Reygadas, quien ayudado por un lente biselado con cierto desenfoque, el cual dota a la cinta de una cualidad estética maravillosa, consigue sacar el máximo partido del formato 4:3, tan escasamente utilizado en un cine que prefiere las tomas panorámicas y la multiplicidad de los planos a la potencia del close-up y el plano sencillo.

En su papel de cineasta intuitivo por excelencia, Reygadas se deja llevar por sus convicciones y por su particular visión del estado social mexicano, haciendo una crítica estructurada a partir de la colisión del México occidentalizado con el México indígena, la cual siempre ha estado presente de manera subyacente en su filmografía, pero que en esta ocasión asume el papel protagónico del relato, a través de un viaje multicultural que inicia y termina en esa terrible violencia natural tan venerada por Herzog.

El maravilloso revoltijo cultural que Reygadas expone, tiene sus mayores problemas en el ámbito del guión a nivel de diálogos, ya que, cuando éstos no son improvisados por los actores o dichos de forma coloquial, el halo de naturalidad termina por perderse con algunos textos en los que Reygadas intenta ahondar en el estado psíquico de los personajes. Por fortuna esta situación se presenta apenas en un par de secuencias y no demerita en absoluto el nivel de la cinta en su conjunto.

Post Tenebras Lux tal vez sea la película definitiva del director de Stellet Licht hasta el momento. Un trabajo narrativo redondo, mucho más digerible que sus previas incursiones cinematográficas, el cual, dentro de su crudeza, se atreve a introducir con total desparpajo y sin previo aviso o justificación, elementos de realismo mágico que se entrelazan en un maravilloso ejercicio visual, que consigue sacar poesía ya sea de la terrible y majestuosa destrucción de un bosque, o de los cuerpos sudorosos y expectantes dentro de una sauna de intercambio de parejas en Francia., erigiéndose como el filme más hermoso, visualmente hablando, que he visto este año.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

pretentious as hell

Fando dijo...

Querido anónimo: OK.

veronique dijo...

Esta crìtica es tan pretenciosa y pomposa como la misma pelìcula.

Fando dijo...

Querida Veronique, ¡muchas gracias!

alfieesquienyosoy dijo...

¿Pretenciosa? Sí, pero también muy buena y bien lograda, perdon pero si estas acostumbrado al cine comercial, cualquier pelicula que te pida contemplar más de lo habitual siempre te parecerá pretenciosa.

Fando dijo...

Completamente de acuerdo, alfieesquienyosoy.

veronique dijo...

Oh, no nos malentedamos. Yo no acostumbro ver cine comercial/hollywoodense.
Pero eso no quiere decir que disfrute las pelìculas tan pseudo-intelectuales, pretenciosas y wannabe como estas.

bruno dijo...

I found your site on google, your site is great with daily update, thank you for that
Also here is my blog: http://posts-taringa.blogspot.com/

Alvarov dijo...

Cómo bien se sabe, el término "pretencioso/a" es mayormente utilizado por la gente inculta y de nivel cultural bajo para etiquetar todo aquello que les aturde y les confunde, lo que signica TODO a excepción de las cuatro paparruchas infentiles de turno.

Genial pelíucla y estupenda crítica. Para mí fue una excperiencia sensorial sublime, muy por encima de por ejemplo "The Tree of Life" de Malick. De hecho desde Grandieux que no veía otro director logrando esos niveles de abstracción poética y un uso tan audaz y acertado de las formas experimentales.

Fando dijo...

Alvarov, gracias por tu comentario, me alegra que te haya gustado el texto.

Saludos.

danii_ardilla dijo...

La volví a leer y quedé más contento. Por este texto me hice fan del blog.

Fando dijo...

Jaja, me alegro, Dani, un abrazo.