lunes, 13 de mayo de 2013

Trance (2013)

A pesar de su multipremiada y polarizante Slumdog Millionaire, Danny Boyle no ha estado en la mejor de las formas desde su estupenda aproximación al mundo zombi en 28 Days Later. Las razones de esta aparente sequía de ideas y talento son intrascendentes, ya que, lo verdaderamente importante, es que uno de los directores británicos más interesantes de su generación está pasando por una crisis de la que no se adivina una salida fácil, y Trance, su nuevo intento fílmico, sólo consigue hundir un poco más la carrera de este otrora genio en el triste abismo de la intrascendencia.

Con toda la intención de venderse como un thriller dinámico a la Memento, Trance inicia su metraje narrando el robo de Vuelo de brujas, cuadro del padre de la pintura contemporánea, Francisco de Goya, y actualmente propiedad del museo de El Prado en Madrid, que para propósitos del relato es escogido por Danny Boyle para que se subaste públicamente y sea robado por un grupo de maleantes, liderado por el actor francés Vincent Cassel.

Faltan palabras para describir la torpeza con la que Boyle resuelve el atraco del cuadro de Goya al inicio del filme. Una tras otra se suceden las inconsistencias que justifican la exitosa aparición del grupo armado en la supuestamente impenetrable casa de subastas, resguardada por mercenarios, cámaras de seguridad, rayos X y demás parafernalia, la cual es burlada con la lógica intrusiva de un niño de once años que quiere sacar dinero del bolso de su madre.

El reprobable inicio del filme no hace mas que alertar al público de lo que está por venir, ya que, cual furiosa marejada, los sinsentidos en Trance no toman tregua ni un sólo instante, dando paso a un relato que deja de lado el virtuosismo generador de suspenso que Boyle evidenció en sus primeros filmes, para sustituirlo por una consecución de eventos, cada uno más inverosímil y fuera de lugar que el anterior, los cuales, para cerrar con broche de oro, se fundamentan en una historia de amor carente de credibilidad y desbordante de cursilería.

En el ojo del huracán está el trío formado por James McAvoy, quien interpreta al subastador de la ceremonia en la que es robado el cuadro de Goya, Vincent Cassel, líder mafioso encargado de perpetrar el golpe, y Rosario Dawson, quien da vida a la psicóloga que, mediante hipnosis, intentará hacer recordar al personaje de McAvoy dónde escondió el célebre cuadro para que no cayera en las criminales manos de Cassel.

Trance sustenta el interés de la audiencia en su laberíntica forma de narrar los hechos que componen su trama, sin embargo, una vez develado el misterio, la experiencia termina siendo una farsa que se aleja penosamente de cualquier razonamiento lógico, para venderle al espectador un burdo cuento que abreva con torpeza de decenas de thrillers psicológicos y que termina siendo una experiencia penosa tanto para el espectador como para la endeble carrera de Boyle.

Una vez terminada la proyección, y mientras me alejaba del cine, sólo podía pensar en que los únicos elementos valiosos del filme habían sido: la recreación del célebre cuadro robado, La tormenta en el mar de Galilea, de Rembrandt; la secuencia de los créditos finales en la que se deconstruye el cuadro de Goya; y el voluptuoso cuerpo amazónico de Rosario Dawson. Tres días después, sigo sin encontrar nada que pueda merecer alguna palabra de aliento para los fanáticos de este director británico. Shame on you, Danny Boyle, shame on you.

2 comentarios:

andy dijo...

Lo mejor de todo, para mí, sin duda fue James McAvoy. Jodido personaje el que arma. Un psicópata amnésico en busca de sus orígenes, además de perturbadamente enamorado. Casi todo el peso recae en él y sale bien parado. Luego Vincent Cassel que por momentos está bien, pero no logra mucho más. Rosario Dawson por otro lado, destacaría sus mortales desnudos. Genial por ahí, luego cero.
Danny Boyle logra una película entretenida, y no por esto necesariamente complaciente con el espectador, aunque forzada a ratos. Tratando de buscar profundidad donde solo había lugares comunes y desenlaces inverosímiles. Sin embargo con todo, y fallas, la película, Trance, no se rompe. Al menos no hasta la parte final. Cosa que me malogro el visionado. Aun así, fue lo mejor de la cartelera esta semana muerta.

Fando dijo...

Andy, la verdad es que, tanto McAvoy como Cassel son grandes actores, y de la Dawson sin duda destaco ese cuerpo de amazona que es brutal jaja, pero en cuestiones dramáticas no es ninguna luminaria.

A mí, como podrás haberte dado cuenta, me pegó mucho la torpeza de la historia, pero bueno, esperemos que se recupere Boyle para la siguiente.

Saludos.