lunes, 24 de junio de 2013

The ABCs of Death (2012)

La idea en principio es buena. Le hablas a 27 de los más icónicos directores contemporáneos que alguna vez hayan tenido algo que ver con el género de terror, les das el paupérrimo presupuesto de cinco mil dólares, les asignas una letra del alfabeto a cada uno y reúnes los resultados en un largometraje demencial, que no sólo es extremadamente barato, sino que te asegurará la taquilla del club de fans de cada director.

The ABCs of Death es eso. Un compilado de cortometrajes filmado por un selecto grupo de las mentes más brillantes en cuanto a cine de horror se refiere, con alguno que otro colado, que en teoría debería asegurarle a los fanáticos del terror una experiencia pletórica de emociones fuertes, ingenio y pequeñas probadas de la calidad que muchos de estos artistas han exhibido a través de su, en muchos casos, brillante filmografía.

Sin embargo, el resultado de esta ingeniosa propuesta dista mucho de las expectativas que inicialmente transmitía su premisa, consolidándose el esfuerzo como un licuado de cuantiosos ejercicios fílmicos simplones, ridículos e intrascendentes, dentro de los que sin embargo sobresalen un puñado de ideas estupendamente ejecutadas, que conviene buscar por separado para evitar la tediosa proyección de la película completa. Dichos esfuerzos exitosos son:

1.- A is for Apocalypse: Inmejorable corto inaugural del filme, bajo la dirección del genial Nacho Vigalondo, uno de los directores españoles más interesantes del momento (aunque no precisamente especializado en el género de terror), quien sin embargo consigue, con su ya habitual ingenio para filmar cortometrajes, elaborar una secuencia maravillosa, inesperada y minimalista, que mezcla los elementos grotescos de un brutal asesinato, con un conflicto de pareja impregnado del característico humor fino e inteligente de Vigalondo. El resultado final es uno de los segmentos más imprescindibles del compilado.

2.- D is for Dogfight: Poca historia pero un ejercicio estilístico extraordinario, son las características de esta pieza de Marcel Sarmiento, director de la brutal cinta de necrofilia zombi, Deadgirl, en la que se relata el impactante encuentro entre un luchador profesional y un salvaje perro de pelea.

3.- F is for Fart: Repugnante, ridículo y demencial, al más puro estilo de Noboru Iguchi, es este segmento que relata la historia de una chica que intenta escapar de un gas letal junto a su maestra de escuela. Los resultados son, por decir lo menos, poco ortodoxos, pero entrañables para los fans del director de Robo-Geisha.

4.- L is for Libido: El cortometraje dirigido por el joven director Timo Tjahjanto, es sin duda alguna el más salvaje de los 27, y al mismo tiempo un memorable encuentro con ese terror perverso y desaforado muy al estilo de A Serbian Film. La trama narra el cautiverio de un hombre que es obligado a competir, junto a otros presos, en un juego para ver quién eyacula primero ante una serie de imágenes. Sobra decir que el castigo es la muerte y que las imágenes, conforme aumenta el grado de dificultad, son cada vez menos excitantes. El producto final es tan vomitivo como memorable.

5.- R is for Removed: Srdjan Spasojevic, quien pasó a la historia por esa brillante salvajada titulada A Serbian Film, dirige uno de los segmentos más emotivos de la serie. Una estupenda alegoría sobre el papel del creador cinematográfico, su relación con los medios y su deseo de hacer cine por el mero placer de la creación artística, representado en la figura de un hombre al que extirpan constantemente pedazos de celuloide de su cuerpo, convirtiéndolo en una celebridad y finalmente desatando una cruel venganza. Profundamente influenciado por David Cronenberg, R is for Removed es tal vez el segmento más interesante en The ABCs of Death.

6.- T is for Toilet: Divertido hasta decir basta, el cortometraje animado dirigido por Lee Hardcastle y ganador del único lugar de los 27 que se concursó de forma abierta, narra las vicisitudes de un niño que tiene un miedo incomprensible a ir al baño. Miedo que sus padres terminarán experimentando en la estupenda fantasía gore que Hardcastle concibe, utilizando la técnica de animación cuadro por cuadro de figuras de arcilla. Las carcajadas en T is for Toilet están aseguradas.

7.- W is for WTF: Un increíble viaje en ácidos impulsado por un potente motor de metanfetaminas, es el resumen de la experiencia fabulosamente absurda por la que Jon Schnepp hace pasar a su audiencia. El ridículo y la exageración llevadas a un glorioso extremo que hace honor a su título.

8.- Y is for Youngbuck: Jason Eisener, director de la interesante cinta reminiscente del cine de serie B de los años setenta, Hobo with a Shotgun, filma un cortometraje visualmente sobresaliente, que relata la venganza de un pequeño niño contra el conserje pedófilo de su escuela. Cargado de escenas videocliperas pero potentes, el corto constituye el último momento valioso en The ABCs of Death.

Las ocho gemas anteriores apenas consiguen minimizar el fracaso de los lamentables cortometrajes restantes, muestra de una carencia de imaginación descorazonadora, que llega a su cúspide en el segmento dirigido por Ti West, M is for Miscarriage, el cual vale la pena ver simplemente por su nula propuesta.

The ABCs of Death es un filme que no tendrá una amplia distribución comercial dado su irregular metraje, pero que no deja de ser un documento interesante, simplemente por la gran cantidad de personalidades que componen este dream team del horror contemporáneo, y por las modestas joyas que algunos consiguieron realizar. Fanáticos del terror, están advertidos.

No hay comentarios.: