lunes, 9 de septiembre de 2013

Kick-Ass 2 (2013)

El hombre ordinario que logra dejar atrás una vida de mediocridad y anonimato para convertirse en paladín de la justicia, encontró en Kick-Ass a uno de sus principales exponentes. El cómic, escrito por Mark Millar y publicado en el 2008, rápidamente se convirtió en un rotundo éxito de ventas que desembocó en una adaptación fílmica durante el 2010, y que dio lugar a que el protagonista, un ingenuo superhéroe adolescente con su máscara como único poder, pasara a formar parte integral de la cultura popular contemporánea.

Buscando en todo momento aterrizar el contexto del héroe en una sociedad en la que no sólo no es invencible, sino en la que sus acciones tendrán consecuencias dentro de un marco de implacable realidad, la primera cinta de la saga Kick-Ass, dirigida por Matthew Vaughn, recaudó lo suficiente como para pensar en la filmación de una secuela, que ahora, tres años después, invade las pantallas de todo el mundo bajo la mano directora del joven Jeff Wadlow.

Si la primera cinta funcionaba como una exploración de la mítica génesis del vengador anónimo, adaptada a una cruenta realidad moderna, la segunda actúa como un ensayo sobre las consecuencias que devienen tras el surgimiento de un paladín de la justicia, que no sólo salva a la urbe de un peligro inminente, sino que motiva a los ciudadanos a tomar la justicia por su propia mano.

Decenas de ciudadanos disfrazados, hambrientos de justicia y fama, pululan por las calles de la metrópoli inspirados por el recuerdo de Kick-Ass, un joven superhéroe que no ha vuelto a aparecer desde los incidentes de la primera película y que, ahora retirado junto a su inseparable compañera Hit-Girl, pasa sus días inmerso en una ordinaria rutina estudiantil.

La ciudad, perfectamente segura al tener una sobredosis de superhéroes y ningún villano, se ve amenazada cuando el hijo del antagonista de la primera cinta decide convertirse en el primer supervillano de la ciudad, bajo el hilarante alias de The Motherfucker, situación que obligará a Kick-Ass a salir de su anonimato y volver a las andadas, esta vez apoyado no sólo por Hit-Girl, sino por un nutrido grupo de ciudadanos enfundados en mallas de colores.

Jeff Wadlow imprime un poco más de realismo a esta nueva incursión en el universo de Kick-Ass, potenciando de forma notable, tal vez después de ver la gran aceptación que tuvo la ahora célebre Scott Pilgrim VS The World, decenas de guiños puntuales dirigidos a ese mundo geek que constituye sin lugar a dudas la audiencia objetivo de la cinta.

El elenco, comandado por el siempre soso Aaron Taylor-Johnson, brilla precisamente por sus actores secundarios, destacando a Jim Carrey como el comandante de un grupo amateur de héroes enmascarados, a la estupenda Chloë Moretz como Hit-Girl y al desternillante Christopher Mintz-Plasse como The Motherfucker, personaje que, junto a su grupo de supervillanos, acapara sin duda alguna la mayor parte de los momentos memorables de la película.

Eficaz como comedia, pero deficiente como cinta de acción (ver la penosa batalla final), Kick-Ass 2 intenta modificar el estilo de la primera parte para dotarla de un aire más amigable que permite, gracias a su estilo narrativo, pasar emocionalmente por alto situaciones que, si se analizan con calma, resultan terriblemente crudas y devastadoras, pero que en el momento fluyen dentro de esa gran broma planteada por Wadlow entre risa y risa. Ese interesante fenómeno que comprueba que, más que los hechos, son el estilo y la atmósfera los catalizadores principales del drama o la comedia, en el caso de Kick-Ass 2, por desgracia, termina bloqueando cualquier intento del espectador por conectar con los personajes que ve en pantalla, sin importar que en el filme se dedique una gran parte del metraje a explorar la cotidianidad de sus vidas.

Al final del día la cinta satisface al espectador por su irreverencia y por algunos de sus hilarantes diálogos, sin embargo, el trabajo reciclado de Jeff Wadlow deja en claro que el concepto detrás de Kick-Ass, por más interesante que pareciera en un principio, simplemente ya no da para un filme más.

No hay comentarios.: