jueves, 23 de octubre de 2014

The Double (2013)

Cualquiera que haya tenido la oportunidad de ver alguno de los cientos de clips de Youtube sobre la participación de Richard Ayoade en talkshows británicos, programas de concursos o presentaciones en vivo, sabrá que ese personaje de pelo rizado y mezcla de sangre nigeriana y noruega, realizador y actor de series televisivas, de respuestas rápidas y ágil uso de la ironía, es un hombre tan peculiar como brillante.

Tras Submarine, ese primer intento fílmico atípico pero finalmente fallido, Ayoade continuó su exitoso paso por la televisión británica, mientras ultimaba los detalles para filmar una adaptación de la célebre novela de Fyodor Dostoievsky: El doble, contando para ello con la participación casi altruista de Jesse Eisenberg, Mia Wasikowska y Avi Korine, hermano del director Harmony Korine, junto con el que escribió el guion adaptado.

En The Double, Ayoade conserva y magnifica sus habilidades para plasmar un humor negro sutil pero devastador, mediante el cual transforma la perturbadora novela de Dostoievsky en una comedia negra que, ubicada en un Chicago ligeramente futurista, donde la clase obrera se encuentra sumida en un grotesco proceso de alienación debido a sus esclavizantes horas de trabajo, relata el conflicto de un empleado (Eisenberg), que ve su apacible rutina destrozada al aparecer en su oficina un hombre físicamente idéntico a él.

El tímido pero brillante empleado, que hasta entonces había llevado una vida anónima entre escritorios y archiveros, observa con horror cómo su "gemelo malvado" comienza a ganar la simpatía de sus compañeros de trabajo e incluso, aprovechando su parecido con él, gradualmente se apropia de su vida sentimental. El resultado es un maravilloso duelo histriónico de Eisenberg v.s. Eisenberg, mediado por el encantador personaje de Mia Wasikowska: una tímida empleada que se convierte en objeto de deseo para uno y de amor obsesivo para el otro.

Ayoade adapta con brillantez inusitada la novela de Dostoievsky y la enmarca en un mundo estéticamente opresivo, que abreva con notoriedad de esa versión de The Trial dirigida por Orson Welles, en donde la deshumanización del hombre ocurre en extensas filas de oficinas, casi salidas de un mal sueño, donde cada empleado es un pequeño, insignificante y anónimo engrane que trabaja para un propósito oculto e indescifrable; entorno absurdo que termina por agredir emocionalmente al espectador, y que en The Double es potenciado por la asfixiante oscuridad que cubre todas y cada una de las secuencias, oscuridad que complica la composición estética del filme, pero que en las manos de Ayoade y el fotógrafo Erik Wilson se convierte en un elemento que propicia secuencias visualmente extraordinarias.

Lo sorprendente del asunto es que The Double, ese complejo viaje onírico a los conflictos internos del Yo y a la represión de los deseos, magistralmente ejecutado tanto estética como narrativamente, y poseedor de una de las actuaciones más memorables de Jessee Eisenberg, sea un filme que haya recibido una acogida tan tibia y una distribución prácticamente nula fuera del Reino Unido y los Estados Unidos. Este hecho inexplicable no desmerece el hecho de que Ayoade haya conseguido filmar su primera gran cinta, y se coloque como uno de los cineastas que hay que seguir muy pero muy de cerca.

1 comentario:

finisimapersona dijo...

Excelente reseña, pero me queda la duda de qué consideraste "finalmente fallido" de 'Submarine' (una de mis "indies" favoritas de los últimos años). ¡Saludos!