lunes, 6 de abril de 2015

Open Windows (2014)

Después de repasar la filmografía del director español Nacho Vigalondo, conformada por tres películas y una gran cantidad de cortometrajes, queda claro que este personaje, oriundo del minúsculo pueblo de Cabezón de la Sal, en Cantabria, es una de las mentes más atípicas y brillantes que ha engendrado el cine español contemporáneo.

Tras la estupenda Los Cronocrímenes, que se alza como la mejor película de viajes en el tiempo que he tenido la oportunidad de ver (superior incluso a la siempre alabada Primer), y tres años después de incursionar en el género de la comedia romántica con Extraterrestre, Vigalondo aterriza en Hollywood con Open Windows, su producción más ambiciosa hasta la fecha, de la mano de Elijah Wood y la ex actriz porno (¿existirá alguna crítica que no haga mención a este dato inútil?) Sasha Grey.

Tras ser retado a escribir un guión cuyo principal motor fuera el Internet, Vigalondo pasó meses desarrollando un filme que sucediera por completo en la pantalla de una laptop conectada permanentemente a la red, dando como resultado una de las cintas más propositivas e interesantes de 2014, a pesar de la pobre acogida crítica que en términos generales la definió como unbelievably confusing.

Un joven geek (Wood), gana un concurso online para conocer a su actriz favorita (Grey) con motivo del estreno de su nueva película. El misterioso organizador del concurso, que habla con el protagonista a través de su laptop via webcam, le comunica que la cita ha sido cancelada por la actriz. El joven, que esperaba pacientemente el evento desde la habitación de un hotel se percata, tras superar el enfado que le ocasiona la noticia, que el organizador del concurso le envió un link desde el que puede tener acceso al teléfono de la actriz (sonido y video incluídos). Sin deberla ni temerla el chico entra de lleno a la vida de su actriz favorita y Vigalondo comienza a tejer una trama demencial pero brillante, obsesionada con los giros de tuerca que se suceden en el último tercio del filme casi hasta el punto de la risotada, dando como resultado un filme que abandona la solemnidad muchas veces insoportable del thriller contemporáneo, para adoptar un tono que a pesar de partir de una atmósfera oscura y perturbadora, es capaz de coexistir con grandes dosis de hilarante humor negro.

Injustamente vapuleada, la tercera película de Vigalondo está plagada de valiosos atributos narrativos y técnicos (véase el alucinante dinamismo de la interfaz narrativa de la cinta, así como el proceso de creación del mito que rodea al personaje de Nevada), que utilizan los elementos del thriller tradicional para posteriormente adaptarlos, como nunca antes, al terrorífico y a la vez maravilloso mundo de hiperconexión tecnológica en el que estamos inmersos.

En Open Windows el Internet funciona como una especie de perturbadora omnipresencia social que le permite a aquellos iniciados sumergirse por instantes en la ilusión de ser alguien más o de apropiarse, al más puro estilo de los Body Snatchers de Don Siegel, de la identidad de otro ser humano. En la red nadie es quien dice ser y todos podemos ser cualquiera. Maravilloso y aterrador a partes iguales.

2 comentarios:

Pepi. dijo...

Cómo creciste la escritura en un año, felicidades por eso.

Peli de la semana dijo...

Muchísimas gracias, Pepi, viniendo de ti es un honor. Abrazo.