lunes, 1 de febrero de 2016

The Hateful Eight (2015)

¿Cuál es la mejor película de Quentin Tarantino? Hasta hace unos años, el constante debate sobre cuál de las cintas del director norteamericano se alzaba como su mejor obra se enardecía con cada nuevo estreno en su filmografía. Lo interesante es que todos tienen su favorita, y desde Reservoir Dogs hasta Inglorious Basterds –pasando incluso por Death Proof, que cuenta con un fandom sorprendentemente intenso– las películas de Tarantino se han dedicado a destruir consensos: hasta hace algunos años, la mejor cinta de Tarantino era la que aún no había filmado.

Por desgracia, Django Unchained vino a cambiar por completo esa noción. Han pasado ya casi cuatro años desde su estreno y no he leído o escuchado a una sola persona que coloque al filme protagonizado por Jamie Foxx como la mejor cinta del director norteamericano, fenómeno inusitado que por desgracia se repite en su más reciente retorno al género del western –prácticamente todo el cine de Tarantino está profundamente influenciado por la estructura del western, pero Django y The Hateful Eight son, tanto en estructura como en desarrollo técnico, westerns clásicos–.

Tras la polémica filtración de un primer draft del guión, que casi obligó a un furioso Tarantino a abandonar la filmación de The Hateful Eight, el proyecto continuó dada la insistencia de su grupo cercano de colaboradores para que no desperdiciara "uno de sus mejores guiones", enfocado en la historia de un grupo de maleantes que quedan atrapados en una cabaña durante una tormenta de nieve; criminales y mercenarios cargados de segundas, terceras y cuartas intenciones, que buscarán agenciarse la cuantiosa recompensa que pesa sobre la cabeza de una peligrosa criminal que yace escoltada en el interior del recinto.

Probablemente el filme más minimalista de Tarantino desde Reservoir Dogs –dado que prácticamente todo el metraje transcurre dentro de un carruaje y en el interior de una cabaña– The Hateful Eight se anticipaba como un thriller cerebral que nos haría olvidar su fallido western anterior, y que quedaría cimentado en la probada capacidad de Tarantino para crear diálogos brillantes y complejas narrativas donde nada es lo que parece. Nada más lejos de la verdad.

Hateful Eight evidencia la dificultad de ser autocrítico cuando todos a tu alrededor te dicen que eres un genio. Tarantino se regodea como nunca en su supuesta brillantez como guionista, creando un filme estéril de dos horas y media, cuyo extensísimo guión –los personajes no paran de hablar cual narcisos, como diciéndole al espectador "mira lo bien que estoy escrito"; "mira lo complejo que soy"– tiene apenas un pasaje interesante en el que durante un par de minutos se discute la diferencia entre la justicia y el linchamiento, convirtiéndose el resto de la narrativa en una insufrible exposición de segundas intenciones, inesperadas pero intrascendentes, que alienan por completo al espectador y que se resuelven de forma tan vistosa como estéril.

Mucho se habló también del rescate que Tarantino hizo del formato Ultra Panavision 70: formato de altísima calidad que le permitía lograr una relación ancho/alto de la imagen de 2.76:1, cuando la mayoría de los filmes actuales utilizan relaciones de 1.85:1 o 2.39:1. Sin embargo, resulta hasta cierto punto ridículo el uso de tal parafernalia visual en una película filmada casi completamente en interiores. Sí, podemos ver tomas mucho más alargadas del interior de una cabaña, de una diligencia, y de algunos paisajes invernales, y sí, incluso en los escenarios cerrados podría sacársele mucho jugo al formato si la composición de dichas tomas fuera interesante, pero por desgracia no lo es.

Poco se puede decir de la banda sonora compuesta por Ennio Morricone, contratado por Tarantino en otra brillante jugada publicitaria, que da como resultado un soundtrack interesante pero muy inferior a los grandes trabajos del compositor italiano.

En el departamento actoral la cosa no es muy diferente. El excelente elenco del filme, plagado de superestrellas en el ocaso de sus vidas, hace lo mejor que puede con el texto de Tarantino, pero no resulta suficiente para levantar a la insufrible trama y a la perenne e igualmente insoportable obsesión de Tarantino por escribir personajes para el monocromo actor Christoph Waltz, quien en esta ocasión es reemplazado por Tim Roth.

Tarantino amenazó que se jubilaría tras su décimo filme. Ahora lo único que queda por lamentar es que no se haya retirado después del sexto.

9 comentarios:

Laura dijo...

No tengo más que coincidir contigo. Tiene buena fotografía, la toma del principio es genial, a mi parecer claro está, y creo yo *SPOILERS ADELANTE* se medio arregla la última hora, cuando desgraciadamente nos perdió después de 1hr40mins de blablablablabla.

Creo aquí se creyó el que toda la gente le dijera "¡UY TARANTINO! Eres magnífico, eres el non plus ultra de los directores de escenas largas y diálogos intensos".
La peor actuación fue la de Tim Roth en su papel de "Christoph Waltz ya no quiso hacerle de vaquero extranjero", hasta el mismo vestuario traía.

Peli de la semana dijo...

Jijos es que lo de Tim Roth sí me dolió. Pinche Christoph Waltz de petatiux. Lo sufrí muchísimo.

Escenas largas y diálogos intensos es precisamente la especialidad de Tarantino. Pero pues ahora sí nomás no le salió.

Abrazo, Laura.

Cristian Pinto dijo...

Hola.

Estoy a la espera de tu lista con las Mejores Peliculas del 2015... Para así poder cerrar definitivamente el año 2015 en lo que respecta a listas y revisiones con lo mejor del año !!!

Un Abrazo y Felicitaciones x sacar 8siempre) adelante este excelente blog de cine.

Cristian.

Peli de la semana dijo...

Mil gracias por el comentario, Cristian. Yo creo que esta semana que viene ya saco el top 2015.

Abrazo

Elisaul Guevara Heredia dijo...

Tiempo sin pasar por aquí, es bueno ver que aun escribes cosas muy buena. Con eso dicho, estoy en desacuerdo con este reseña XD

Creo que tanto "Django Unchained" como "The Hateful Eight" son estupendas películas que muestran todo el talento de Tarantino. Enfocandome en "The Hateful Eight", a mí parecer no tiene personajes tan memorables como en sus otras películas, pero eso en cierta manera es el punto. Cada personaje es una deconstrucción de clasicos arquetipos del heroe o la victima en el cine, creando seres viles sin cualidad redimible. Y lo que es realmente interesante para mí es que uno de los filmes más tematicamente fascinantes del director y uno que detrás de todo el enredo de misterios y escenas violentas esconde un mensaje personal de Tarantino, su relación con sus películas y la moralidad del mundo (O mejor dicho falta de ella).

Y en lo particular, creo que Tim Roth estuvo excelente ¿Caricaturesco y poco convincente? Sí, pero ese es el punto, no es un verdadero oficial de la justicia, es un mentiroso y un asesino. Tarantino trata de mostrar la farsa de la "justicia" en mundo con tanta violencia, demencia y racismo. No es una coincidencia que este personaje sea un reves total del personaje de Roth en "Reservoir Dogs", esta vez un oficial de la ley que es en secreto un criminal. Es Tarantino usando una vez más a sus actores como un instrumento más para contar la historia (Algo que ha hecho desde sus comienzos), es brillante.

Peli de la semana dijo...

Gracias por el comentario Elisaul. Siempre podemos extrapolar todos los personajes de cualquier película a analogías arquetípicas de la realidad, el problema es que las de Tarantino en esta ocasión me parecen bastante burdas.

Lo de Roth en realidad no es un homenaje a Perros de reserva, ya que Tarantino expresamente escribió al personaje para que lo interpretara Waltz, y al final éste no pudo sumarse a la producción. Que funcione como tú apuntas es más bien una casualidad, padre pero casualidad al fin y al cabo.

En fin, discrepamos en esta ocasión.

Abrazo

Elisaul Guevara Heredia dijo...

De hecho, aunque es cierto que había rumores de que iba a participar Waltz, algunos creen (incluido yo) que iba a hacer el papel de "el mexicano" (que en el guion original se llamaba "el frances"). Y esto me parece que tiene más sentido dado que Tarantino dijo en una entrevista para Whattheflick que había escrito la mayoría de los personajes pensando en los actores que contrato, excepto en Jennife Jason Leigh que contrato después, en esa entrevista dijo explicitamente "Escribí el personaje de Oswaldo pensando en Tim Roth", así que no creo que sea una coincidencia.

Dejando de lado esa aclaración que siento que me salió un poco pedante a mí, no hay problema si discrepamos en este filme, cuando hay mucho mas de cine que conversar.

Un abrazo

Peli de la semana dijo...

Pues la cosa es que he leído versiones para ambas teorías: en unas se plantea que originalmente sería Waltz y luego por cuestiones de agenda fue Roth, y en otras que Quentin siempre pensó en Roth.

Sea como sea, ahora sí discrepamos jaja.

Abrazo.

JLO dijo...

La disfruté mucho... Es lenta en su primera mitad es cierto y su final es anecdótico y pirotécnico ja, pero es un auténtico Tarantino 👌 con eso me alcanza y sobra 🙋

Y Samuel? Y Russell? Impresionantes 👍😉