martes, 24 de octubre de 2017

The Meyerowitz Stories (New and Selected) (2017)

¿Cuántas películas de familias en conflicto hemos visto en la gran pantalla? ¿Decenas? ¿Centenas? Muchas veces lamentamos la repetición incansable de temáticas cliché, como el cine que en su narrativa recurre a zombis o a superhéroes, sin embargo, las cintas que se centran en la elaboración de un conflicto familiar suelen ser de una recurrencia pasmosa. ¿Por qué habríamos de querer ver otra película sobre conflictos padre-hijo, sobre divorcios, o sobre familias que se desmoronan entre resplandores de amor y odio? La respuesta es simple: porque queremos vernos en pantalla.

Sin embargo –y aquí viene la parte complicada– conseguir ese nivel de empatía que le permita al espectador conectar emocionalmente con lo que ve en pantalla es una tarea de gran complejidad, reminiscente del trabajo del verdadero artesano que consigue plasmar en la reproducción de un objeto cotidiano la esencia de algo inasible e indescriptible que nos maravilla.

Tal es el caso de la nueva cinta de Noah Baumbach (tal vez el director que mejor supo comercializar la esencia del mumblecore estadounidense), estrenada junto con Okja como la segunda gran bandera de NETFLIX en el festival de Cannes 2017, y catalizadora de uno de los momentos más inesperados en la historia del festival francés: una ovación de pie a Adam Sandler.

Estructurada en torno al reencuentro de tres hermanos que deberán exorcizar las frustraciones que su padre –un escultor venido a menos con ínfulas de genio– vertió sobre ellos durante décadas, The Meyerowitz Stories es un brillante compendio de personajes magistralmente escritos por Baumbach, mediante los que el cineasta estadounidense explora el viejo adagio de "infancia es destino"; la melancólica, compulsiva e inevitable destrucción de los núcleos familiares en las sociedades contemporáneas; y finalmente la imposibilidad de escapar de esas figuras paterno-maternas hacia las que albergamos las más intensas manifestaciones de amor y odio.

Dustin Hoffman, Adam Sandler y Ben Stiller exhiben bajo la batuta de Baumbach sus mejores actuaciones en años, construyendo con un humor cáustico la historia de una familia derruida por el fracaso emocional del padre, y por la imposibilidad de los hijos para erigirse como individuos, regalándole al espectador un relato impregnado de la belleza que se esconde en lo decadente, y de la melancolía que surge de la contemplación de un naufragio.

Sin embargo, es la magistral cátedra de guión de Baumbach la verdadera gran protagonista de este filme puramente neoyorquino, que sorprende al espectador con diálogos de una brillantez a la que los más famosos cronistas de esta ciudad, como Woody Allen, no se han acercado en años, y que durante dos horas de metraje avienta flechas narrativas que aparentemente van a ninguna parte, pero eventualmente aterrizan en el blanco con una sutileza abrumadora.

Indiscutiblemente la proeza más notable en la filmografía de Noah Baumbach, The Meyerowitz Stories es también la película más delicada y hermosa que haya producido NETFLIX a la fecha. Corran. Véanla. Véanse.

No hay comentarios.: